Aunque no hay propuestas formales, la CUT y Fecode ya hablan de un aumento superior a 6% de este año para que el ingreso básico llegue a $1 millón

Juan Sebastian Amaya

Una de las discusiones más importantes que se comenzará a gestar en los próximos días es la del aumento del salario mínimo para el próximo año.

Y un valor agregado para la discusión en 2020 es la crisis económica por la que el país atraviesa y el histórico aumento del desempleo por la pandemia, que ha dejado a más de dos millones de colombianos sin empleo e ingresos, y ubican la tasa en 16,8% para agosto.

A pesar de que no existen propuestas oficiales por parte de las centrales obreras, empresarios, ni el Gobierno, algunos de los más importantes sindicatos ya iniciaron el análisis de lo que deberá ser el alza. Por ejemplo, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Diógenes Orjuela, manifestó que el incremento debe estar por encima de 6% que se efectuó para 2020 y agregó que el monto ideal sería de 15% ($131.670), porcentaje que podría incluir el subsidio de transporte, con lo que el actual monto de $877.802 pasaría a $1 millón en promedio y se “compensaría” la pérdida de ingresos por la coyuntura.

“Indiscutiblemente, el aumento debe ser más alto del que hubo este año. Aún no tenemos cifras, pero si en tiempos normales pedimos 10% o 12%, esta vez lo podríamos hacer hasta por encima de 15%”, comentó.

Para el dirigente, la negociación se va a dar en un momento de crisis generada por dificultades económicas con las que ya venía el país, pero agudizadas por el covid-19, por lo que será fundamental el acopio de recursos de capital del Estado para contribuir a que el efecto negativo sea menor y la subida no debe ser asumida a totalidad por el sector privado, pues el Gobierno debe ayudar a esa reactivación través de subsidios.

LOS CONTRASTES

  • Diógenes OrjuelaPresiente de la CUT

    “El alza, debe ser más alta de la que hubo en 2020. Aún no tenemos cifras, pero si en tiempos normales pedimos 12%, esta vez lo podríamos hacer por encima de 15%”.

“Estamos en una situación grave de desempleo y fiscal. Para cualquier reactivación consideramos que el Gobierno debe dialogar con todos, no solo con gremios y banqueros, y un efecto vital para la reactivación es que haya más ingresos para los trabajadores. Pensamos que el incremento debe ser más alto y no digo que lo asuman los empresarios netamente, el Gobierno deben adoptar costos porque no va a haber reactivación sin incremento del consumo”, dijo.

A ese llamado se sumó el presidente de la Federación Nacional de Educadores (Fecode), Nelson Alarcón, quien advirtió que, como mínimo, el salario para 2021 debe ser de $1 millón, lo que implicaría un aumento similar a 15%. “En 2019, propusimos que debería estar en $1 millón y este año debemos hablar de un mayor incremento, 6% de aumento sería pírrico y tiene que oscilar entre 10% y 15% y más de 6%, ojalá sea así, como corresponde”, sentenció.

El director del Cedetrabajo, Mario Valencia, reseñó que los empresarios deben considerar la situación y buscar una concertación adecuada. “El Consejo Gremial deberá hacer un esfuerzo grande por no seguir con el discurso de que la mejor forma de salvar a empresas es quitándoles derechos a sus trabajadores. Por el contrario, la solidez empresarial depende de tener trabajadores bien remunerados. De lo contrario, volveremos a la ‘normalidad’ prepandemia de un mercado laboral precario con unas empresas enclenques”, expresó.

Sin embargo, centros de pensamiento son más moderados y hablan de un alza inferior a 6% y similar a la inflación, que el Banco de la República proyecta entre 1,5% y 2%.