Para el Emisor, el desempleo cerrará 2020 entre 15,9% y 16,7%. Sin embargo, la senda de recuperación dependerá de que no haya nuevas medidas restrictivas

Juan Sebastian Amaya

Después del fuerte golpe en el mercado laboral que la pandemia ocasionó desde abril, cuando cerca de cinco millones de colombianos perdieron su ocupación y la tasa superó 20%, paulatinamente, el desempleo ha disminuido y, a septiembre, la cantidad de desocupados fue de 1,99 millones de personas y la tasa llegó a 15,8% impulsado por los informales. Sin embargo, los números siguen siendo muy altos y preocupantes.

Frente a ese panorama, para el más reciente análisis del Banco de la República, la reactivación económica y reapertura gradual de varios sectores dinamizó el mercado y, de seguir por la misma senda en lo que resta del año, el desempleo finalizará 2020 en un promedio de entre 15,9% y 16,7%, cifra más baja que el anterior pronóstico que rondaba 19%. Pero este menor pesimismo del Emisor no contempla ningún cierre o cuarentena adicional por la coyuntura.

Pare el Banco Central, la recuperación en medio de la pandemia ha sido liderada por los no asalariados (empleado doméstico, trabajador por cuenta propia, patrón o empleador, trabajador familiar sin remuneración, jornalero o peón) e informales (sin contrato y trabajadores por cuenta propia que no son profesionales, ni técnicos) en las principales ciudades, lo que apuntaría a una recomposición del empleo hacia segmentos con menor estabilidad de ingresos.

En el último trimestre móvil, los ocupados no asalariados para el área urbana aumentaron 4,5% (195.000 empleos), frente al terminado en julio; mientras que los formales crecieron 2,9% (143.000 empleos).

Por su parte, el empleo formal asalariado continúa muy deteriorado, pues el número de cotizantes dependientes a pensiones, indicador alternativo de la demanda por empleo formal, mostró que la mayor destrucción de empleos formales ocurrió en abril y mayo, cuando se perdieron cerca de 600.000 empleos. A julio, esos empleos no se habían recuperado, aunque tampoco hay evidencia de que la destrucción de empleos se haya profundizado significativamente.

Una de las proyecciones de recuperación del estudio indica que la tasa de desempleo urbana continuará con una senda descendente en el próximo año y medio. Para las siete ciudades principales se ubicaría entre 17,7% y 18,6% al cierre de 2020, y continuaría cayendo lentamente en 2021, a 15,9% o 18,5%.

María C. Llanes, economista de Bbva Research, destacó la recuperación gradual desde abril, pero advirtió que el menor ritmo de creación de empleo de septiembre se dio a pesar de que, prácticamente, todos los sectores estuvieron abiertos y, probablemente, el margen de la mayor apertura sectorial no aportó tanto al empleo, como ocurrió en agosto.

LOS CONTRASTES

  • María Claudia LlanesEconomista senior Bbva Research

    “Gran parte de la nueva ocupación de septiembre tuvo una elevada vocación comercial y se dio en ciudades intermedias, reflejando el fin del confinamiento”.

“Gran parte de la nueva ocupación de septiembre tuvo una elevada vocación comercial y se dio en ciudades intermedias, reflejando el fin del confinamiento”, dijo.

Sebastian Díaz, analista de Pacífico Research, destacó que, en efecto, el ritmo de mejora se redujo entre agosto y septiembre, e interpretó que los resultados son consistentes con el proceso de desconfinamiento.

A continuación podrá descargar el estudio completo del Banco de la República.