A pesar de la recuperación económica que ya inició y continuará el próximo año, el Emisor continúa viendo tasas de desempleo arriba de 14%

Juan Sebastian Amaya

La pandemia afectó el crecimiento de la economía colombiana en materia de empleo, recaudo de impuestos, ingresos de los hogares, inflación, tasa de cambio, entre otros.

Para el Banco de la República, el escenario para 2020 es más dramático que la visión del Gobierno. Específicamente, el Emisor espera una caída de 8,5% en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional, mientras que el Ministerio de Hacienda es más optimista y espera una baja de 5,5%.

Entre tanto, para el próximo año, el Banco Central ve una recuperación y un rebote a 4,1%, pero el Gobierno también tiene mejores pronósticos y lo estima en 6,6%.

“Para 2021, el equipo técnico espera un crecimiento de 4,1%, que sería un número muy bueno a pesar de que la caída este año es muy fuerte. Ese -8,5% para 2020 es más pesimista de lo que espera el promedio de analistas, que es de 6,3%, y un crecimiento de 4,5% en 2021”, puntualizó el gerente del Emisor, Juan José Echavarría.

El funcionario agregó que, desafortunadamente, para Colombia se ha ido deteriorando el pronóstico de 2020 debido a la crisis fiscal y el mayor gasto que causó la emergencia, pero ha mejorado para 2021 a términos positivos en medio de la incertidumbre por un posible rebrote o nuevos aislamientos.

Además del comportamiento del PIB, el Banco de la República también estimó que, a pesar de la reactivación que ya se comenzó a ver desde agosto y de la que se pronostica para lo que resta del año y todo 2021, el desempleo, que a septiembre se ubica en 16,8% y tiene a más de dos millones de personas desocupadas, no tendrá mayores cambios positivos y terminará 2020 entre 15% y 17%. La situación del próximo año no tendría grandes cambios y este índice se mantendría entre 14% y 16%.

“El deterioro del mercado laboral ha sido uno de los más fuertes en Latinoamérica y ha afectado más a las mujeres y menores de 25 años. Las proyecciones siguen siendo altas y lo preocupante es que, aún para 2021, se esperan niveles similares. El segmento de no asalariados es el que lidera la reciente recuperación, pero el formal poco se recupera. A pesar de la reactivación, se pronostican tasas de desempleo altas”, dijo.

La inflación o costo de vida de los colombianos para este año cerrará en 1,5%, muy por debajo de su meta de 3%, debido a la menor demanda y consumo que potenció el covid-19, concluyó el gerente.

Al respecto, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, rescató que, en febrero de 2021, el país tendrá una idea clara de lo que sería la reforma fiscal para la reactivación y crecimiento de la economía.

"Se ve un claro rebote en la industria y en la confianza de los comerciantes. Hubo una caída tremenda en el segundo trimestre del año y hoy en día exhibe niveles que, claramente, están en una trayectoria de recuperación", añadió.

Entre tanto, Jorge Castelblanco, CEO de Crowe Colombia, expresó que sus apreciaciones sobre proyección de crecimiento económico para el presente año "son realistas", pero preocupantes frente a los resultados de 2019 y la ubicó en -7%.

"Es indudable que la pandemia nos frenó el desarrollo económico con el cual alcanzamos a transitar los primeros meses 2020, en mi concepto decreceremos económicamente, en promedio, en -7% del PIB, lo cual reflejará resultados negativos en los estados financieros de muchas compañías en el país", argumentó.

Para el año entrante, el experto destacó que prevé 4% de crecimiento. "Sé que no es nada fácil y requiere mucho esfuerzo conjunto, pues el reto es recuperar la economía entre 10 y 11 puntos porcentuales", finalizó.