El empleo en los servicios de alimentos subió 1,4 millones, mientras que en ocio y hospitalidad se registró un aumento de 1,2 millones

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El segmento de los restaurantes podría ser uno de los grandes aliados en la recuperación del mercado laboral en medio de la crisis que afrontan los países por el covid-19. Así lo demuestran las cifras de empleo que publicó Estados Unidos la semana pasada, las cuales anotaron una creación de 2,5 millones de puestos durante mayo, los cuales fueron jalonados por el segmento de servicios de comida y lugares para beber, en donde se crearon 1,4 millones.

Según el documento publicado por el gobierno de Estados Unidos, “en mayo, el empleo en el ocio y la hospitalidad aumentó 1,2 millones, luego de pérdidas de 7,5 millones en abril y 743.000 en marzo. Durante el quinto mes del año, el empleo en el segmento de servicios de alimentos y lugares para beber aumentó 1,4 millones”.

Dicha cifra representa aproximadamente la mitad del aumento en el empleo no agrícola que se registró al cierre del mes. “El aumento de mayo en los servicios de alimentos y lugares para beber siguió las fuertes caídas en abril y marzo (-6,1 millones combinados). En contraste, el empleo en la industria del alojamiento cayó en mayo (148.000) y ha disminuido en 1,1 millones desde febrero”, detallaron las autoridades.

LOS CONTRASTES

  • Guillermo Gómez ParísPresidente de Acodres

    “El sector gastronómico podría convertirse en un aliado clave de la recuperación de la economía y del mercado laboral debido a que no tiene tantas barreras de entrada como otros”.

Este buen comportamiento de la industria gastronómica contrasta, por ejemplo con otros sectores como el de la minería que continuó perdiendo empleos en mayo (-20.000), y la mayor parte del declive ocurrió en las actividades de apoyo a la minería (-16.000). El empleo minero ha disminuido en 77.000 durante los últimos tres meses, anotó la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU.

Teniendo en cuenta esto, Guillermo Gómez París, presidente de Acodres, señaló que el sector gastronómico podría convertirse en un aliado clave de la recuperación de la economía y del mercado laboral debido a que no tiene tantas barreras de entrada como otros segmentos de la economía.

“Cuando una persona se queda por fuera del mercado laboral sin ingresos, hay 40% de posibilidad de que desarrolle un proyecto de preparación de alimentos para sobrevivir o sacar adelante su proyecto de vida”, añadió el presidente del gremio.

Otro de los puntos que podrían convertir a este sector en un jalonador de la recuperación que se espera que tenga el país, luego de esta crisis, tiene que ver con que la alimentación, independientemente de las crisis, siempre va a ser un recurso para los seres humanos porque es una necesidad básica.

A esto se le suma que la industria gastronómica es el principal canal de comercialización que tienen los productos del campo, lo cual es crucial para Colombia, ya que es un país agrícola, subrayó Gómez.

La importancia que tiene este sector en la economía también se refleja en naciones como Italia, donde los restaurantes empezaron a reabrir sus puertas desde el 18 de mayo. El reinicio de este sector es crucial, de acuerdo con medios internacionales, ya que la industria cuentan con alrededor 1,2 millones de trabajadores, los cuales podrían perder su empleo.

La reapertura de estos locales también se ha empezado a dar en México y Perú bajó estrictos protocolos que permitan garantizarle a los visitantes su salud, mientras se evitan quiebres y despidos masivos.

Teniendo en cuenta esto, Gómez resaltó que el sector en Colombia está listo para abrir y que cuentan con los protocolos necesarios para seguir protegiendo la salud de los colombianos, sin dejar de lado la atención y calidad del sector.

La difícil situación para el sector en Chile
Según una publicación del Diario Financiero, “ni los restaurantes, ni el negocio serán los mismos después de la pandemia. Y si en el caso de Chile se añaden los efectos del estallido social, el sector encara un difícil retorno a la “normalidad”. Volver a abrir las puertas y mantenerse a flote en ese intento es un tema que hoy cruza a la industria. Inversionistas, chefs, trabajadores, proveedores y clientes esperan la reapertura, pero temen por su futuro. La industria en este país emplea a más de 230.000 personas y teme por una ola de quiebras y transformaciones”.