La posibilidad de cuarentenas más extensas explica deterioro en las proyecciones de crecimiento. Incluso, se prevé una caída de 8%

Diario Financiero

Todo parecía apuntar a que la economía chilena entraría en recesión técnica en el primer trimestre de este año.

El consenso de los analistas consultados por Bloomberg apuntaba a una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de un 0,1% en el período enero-marzo de este año, lo que sumado a la contracción de 2,1% anotada en el último cuarto del 2019 -producto de la crisis social- llevarían a la actividad a caer en una recesión técnica. Sin embargo, aquello no ocurrió.

El Banco Central reveló que el Producto sorprendió con un avance de 0,4% en los primeros tres meses del actual ejercicio, de la mano de indicadores que amortiguaron la caída registrada durante el momento más álgido de la crisis social.

Así, la demanda interna se contrajo 2,6% en el cuarto, desde el 3,3% del período octubrediciembre; el consumo total cayó 2,1% en el período, versus el 4,5% de merma del cuarto trimestre del 2019.

En paralelo, la inversión -medida como formación bruta de capital fijo- mostró un tibio avance de 0,4% en el primer trimestre, una desaceleración desde el 2,4% de la última parte del año pasado. Las exportaciones exhibieron una sorpresiva recuperación, creciendo 1,4% y dejando atrás la baja de 3,5% de fines de 2019.

Eso sí, el consenso entre los analistas es que las cifras de actividad aun no acusaron en su totalidad el impacto de las medidas de aislamiento tomadas para combatir el coronavirus, que comenzaron a profundizarse a partir de la última parte de marzo.

Empeora visión
En esta línea, los más de diez departamentos de estudios consultados empeoraron o, en el mejor caso, mantuvieron sus perspectivas de un fuerte descenso para la economía chilena este año en su conjunto.

El actor más pesimista del mercado es Econsult, que revisó a un 8% (desde el 4% anterior) su perspectiva de disminución de la economía para el actual ejercicio.

Lo sigue Capital Economics, que ve una merma de 5% en el Producto chileno este año. Banchile Inversiones profundizó a 3,1% la caída que anticipa para la actividad este año, desde la baja de 2% que preveía antes de las cifras de Cuentas Nacionales.

¿El factor en común? Todos coinciden en que la extensión de las cuarentenas de forma indefinida, partiendo por el confinamiento casi total de la Región Metropolitana, impactará aún más la actividad, postergando la recuperación.

“Lo que nos llevó a corregir nuestro escenario base para este y especialmente el próximo año es la profundización de las medidas no farmacológicas. Ahora en nuestro escenario base esperamos que el comienzo de la recuperación tarde un poco más”, señala Sebastián Díaz, de Pacífico Research, donde corrigieron a la baja a 4% la contracción prevista para este año.

“La fuerte aceleración de casos que hemos visto en las dos últimas semanas y la consecuente cuarentena total decretada para Santiago nos hacen reforzar el sesgo negativo para nuestra proyección de -2.4% para el PIB de este año”, agrega el economista jefe de BTG Pactual Chile, Pablo Cruz.

Desplome en abril y en el segundo trimestre
A raíz de las últimas noticias en materia económica y sanitaria, los analistas consolidaron su escenario de desplomes en dobles dígitos para la actividad en abril y en el segundo trimestre, lapso que dará cuenta del mayor impacto del coronavirus en la actividad.

El economista de LyD, Tomás Flores, anticipa una contracción de 11% en la actividad en abril, mientras que Marco Correa, de BICE Inversiones, ve que este mes la baja estará cerca del 10,5%.

Gabriel Cestau, de Banco Santander, prevé una baja de 10% en la actividad entre abril y junio. Misma apuesta del gerente de Macroeconomía de Inversiones Security, César Guzmán. Mauricio Carrasco, de Econsult, no descarta inclusive una desplome de 15% en la actividad en el citado trimestre, en tanto que Sergio Lehmann, de BCI Estudios, apunta a una caída de casi 12% en el lapso.

Equipo económico advierte sobre caída de la actividad en el segundo trimestre

Como una "noticia positiva" calificó ayer el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, el alza de apenas 0,4% que mostró la economía nacional en el primer trimestre. Pero, de inmediato, advirtió que en los meses abril-junio "enfrentaremos una fuerte caída de la actividad" debido al impacto de la propagación del coronavirus en la vida cotidiana de las personas, "afectando las fuentes de ingresos y la actividad de las empresas, lo que repercutirá en el crecimiento económico de este año".

Explicó que el resultado de los primeros tres meses del año estuvo principalmente influido "por el buen desempeño de la economía durante febrero, cuando los efectos negativos producto del estallido social comenzaron a diluirse". Ante esto, el secretario de Estado reiteró el compromiso del Gobierno en diseñar "herramientas e instrumentos" para evitar que el shock se transforme en un deterioro permanente.

El ministro de Economía, Lucas Palacios, destacó que en el primer trimestre destacaron los desempeños de la minería, la construcción y los servicios financieros y, por el lado del gasto, la resiliencia de la inversión en construcción y obras (+6,3%). Por el lado negativo, acotó, los sectores más afectados están siendo servicios personales, comercio, transporte, restaurantes y hoteles. "Aquí es donde deben concentrarse nuestros mayores esfuerzos", subrayó a través de su cuenta de Twitter. "Sabemos que vienen meses muy complejos para la actividad y, por lo tanto, para el empleo. Por eso, estamos trabajando intensamente para atenuar al máximo el daño que esta recesión está causando", dijo.