La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

En principio, el titular de la cartera de Hacienda le pidió a Yepes que bajara las tasas de interés. El objetivo es llevarlas hasta un valor correspondiente al IPC+7,5 pues estas estaban en IPC+9.
Cárdenas a cambio se comprometió a revisar los riesgos frente a eventuales cambios tributarios que la decisión pudiera conllevar y así cubrir de esas posibles contingencias a los concesionarios.
El problema con los proyectos 4G es que corresponden a un esquema que no se había utilizado en Colombia, por lo que ha sido descrito por los analistas como deficiente en sus estructuras concretas de financiación, tráfico.
Pero el mayor inconveniente pesaba sobre la liquidez. A las concesiones todavía les preocupa el tema de los cierres financieros, un dolor de cabeza que desaparecería con esta decisión.

A excepción de Bancolombia, ningún banco han aceptado participar en los proyectos viales alegando que los plazos de financiación son muy largos y esto puede aumentar los intereses.

Alejandro Sánchez, vicepresidente de Corficolombiana, dijo que este nuevo esquema tiene poco en común con los proyectos anteriores  que se caracterizan por ser pequeños, de plazos cortos y sin tanto riesgo.

“Es que uno se quiebra hoy, no se quiebra dentro de cuatro años, por eso es un problema supremamente serio. Lo ideal es tener un pago líquido”, destacó Sánchez.

La relación de Bancolombia con las concesionarias no es nueva, de hecho, la entidad financiera es accionista del Grupo Odinsa, firma que precalificó en 10 procesos de licitación realizados por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). 

Aunque todavía falta conocer los detalles del convenio, en principio se celebra la decisión como una que daría vía libre al macroproyecto del Gobierno Nacional.

El docente del programa de Gestión de Transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Germán Prieto, aseguró que lo importante es que el proceso de selección se haya dado de manera transparente y abierta, es decir, que pudieran participar distintas entidades, lo que garantizaría un escenario de libre competencia y al mismo tiempo facilitaría la búsqueda de menores tasas de interés.

“Hay que garantizar que la entidad ofrezca las mejores condiciones”, concluyó. 

La opinión

Germán Prieto
Docente del Programa de Gestión del Transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano

“Uno espera que este tipo de decisiones se hagan por medio de procesos transparentes y abiertos para que participen otras entidades y así mismo se busquen las menores tasas”.