Centros de pensamientos indicaron que los sectores más afectados durante las cuarentenas fueron la construcción, el arte, el comercio, la industria y la minería

Juan Sebastian Amaya

La mayoría de sectores económicos del país celebraron los recientes anuncios del presidente, Iván Duque, sobre el cambio del actual Aislamiento Preventivo Obligatorio por una nueva fase denominada Aislamiento Selectivo, en la que, a partir del 1 de septiembre, no habrá excepciones para la operación de sus actividades, pero sí restricciones puntuales que eviten aglomeraciones.

De igual forma, mostraron empatía con la finalización de las prolongadas cuarentenas o medidas de restricción por parte de alcaldes locales, especialmente, en Bogotá y Medellín.

Una de las quejas más constantes por parte de los sectores productivos fue la alta afectación en el empleo, producción e ingresos en medio de los aislamientos. Ese argumento se evidencia en las cifras sobre el costo económico de las cuarentenas que, según la Asociación Nacional de Instituciones financieras (Anif), liderada por Mauricio Santamaría, dejó pérdidas de ingresos laborales de $15,5 billones entre abril y junio (1,5% del total de la economía del país), debido a las prohibiciones para los sectores.

Cuando el Dane revele los datos de desempleo de julio y agosto (y de seguir en la misma tendencia desde el inicio del aislamiento, pues en estos dos meses las restricciones continuaron), la cifra superará los $25 billones, pues Anif detalló que el costo promedio mensual es de $5,2 billones.

Para la asociación, el efecto de las diferentes etapas de aislamiento, planes candado, leyes secas y prohibiciones se catapultó por el incremento en el desempleo, que cerró junio en 19,8% y llegó a niveles históricos (4,8 millones de empleos menos).

“Los costos de la pandemia y los asociados al aislamiento se reflejan en la producción industrial y ventas de comercio minorista, los cuales, a su vez, terminan afectando el PIB que, como sabemos, cayó 15,7% en el segundo trimestre del año”, recalcó el informe.

El caso más notorio es el de Bogotá, con -34% en sus ingresos laborales, por lo que Anif analizó que la estrategia del Distrito ha tenido el mayor costo económico en el país sin que los resultados en salud sean favorables.

En ese sentido, el centro de estudios detalló que, durante el segundo trimestre del año, los ocupados en el país promediaron 17,4 millones de personas frente a 22,2 millones en el mismo trimestre de 2019, lo que tuvo como consecuencia una disminución de 4,9 millones de ocupados (-22% anual).

Al respecto, el CEO de Crowe en Colombia, Jorge Castelblanco, comentó que la reactivación será lenta debido al rezago en materia de empleo.

"Se perdió valor en todos los escenarios y recibimos con alegría la noticia del Presidente y de Bogotá de reactivar de una manera más fuerte la economía, pero esto se va a demorar hasta que la actividad vuelva a retomar la fuerza que traía. El golpe fue durísimo porque nos frenó la marcha de crecimiento que teníamos y destruyó el empleo en el país, que era un escenario que habíamos logrado bajar de dos dígitos con mucho sacrificio", mencionó el CEO de Crowe en Colombia, Jorge Castelblanco.

Fedesarrollo agregó que las medidas de los gobiernos Nacional y locales sí se han traducido en choques de oferta y de demanda sobre las economías, reduciendo sustancialmente la actividad económica.

Por ejemplo, uno de los sectores con mayor impacto negativo al primer semestre del año fue de la construcción, con una caída anual de 21,1% en su crecimiento; seguido de las actividades artísticas y de entretenimiento, con -20,1%; el comercio y el transporte, con -16,5%; la industria manufacturera, con -13,2%; y la minería, con -12,1%.

Por la coyuntura y los aislamientos, en cuanto a la demanda, en un escenario central, el consumo total presentaría una reducción de 3,2% en todo el año, explicado por una contracción del consumo privado (-5,1%), una caída importante en la confianza del consumidor, el desempleo y un menor ingreso nacional debido a menores términos de intercambio.

Sin embargo, Fedesarrollo advirtió que una de las afectaciones más duras se notó, y se seguirá evidenciando, en lo que resta del año, en el sector del comercio y transporte.

“Con las medidas adoptadas por el Gobierno, en particular el aislamiento, una estrategia oportuna y necesaria, pero con impactos negativos en actividad económica, el sector de comercio y transporte se vería gravemente afectado, registrando una contracción de 16,1% en el escenario central y 25,8% en un escenario pesimista.

El presidente de Fenalco Bogotá, Juan Esteban Orrego, puntualizó que, en la capital, el modelo de ‘La Nueva Realidad’ que emitió la alcaldesa, Claudia López, “el comercio formal seguirá cerrando de manera definitiva, con solo 55% de operación entre jueves y domingo, por lo que no podrá superar la crisis”.

A partir de esa información, Fedesarrollo ubicó su pronóstico de crecimiento para la economía nacional durante 2020 en -5%, muy similar a -5,5% que el Ministerio de Hacienda proyecta.

Finalmente, el CEO de Crowe (Castelblanco), subrayó que el Gobierno debe implementar un mecanismo de mayor trabajo conjunto con los gremios para reactivar su dinámica y, verdaderamente, llegar a los más necesitados.

"El Gobierno debería escuchar a los gremios porque tienen muy buenas ideas acercadas a la realidad. Así podríamos encontrar muchas ideas para crear varias estrategias; necesitamos escuchar esas ideas para que las acciones que se tomen realmente lleguen al tejido empresarial (panaderías, barberías, droguerías, etc.) y a las personas", dijo el experto.

LOS CONTRASTES

  • Mauricio SantamaríaPresidente de Anif

    “Las políticas en el corto plazo se deberán enfocar en controlar el virus y tener en cuenta que los costos económicos y sociales de las cuarentenas son severos”.

  • Jorge CastelblancoCEO de Crowe Colombia

    “El Gobierno debería escuchar más a los gremios porque tienen muy buenas ideas. Para la reactivación económica se necesita el apoyo a las pequeñas empresas”.

"Las soluciones de los grandes empresarios ya están tomadas y ese no es el problema, el problema es bajar con incentivos a través de los gremios para solucionar ese empleo formal y a la gente que busca su sustento diario", concluyó.

Así fue la operación de la economía durante las etapas del aislamiento
El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, detalló que, desde el 13 de marzo y hasta el 13 de abril, la economía nacional operó a 69% de su capacidad debido a los simulacros de cuarentena y a la implementación oficial del aislamiento.

Con la creación de diferentes excepciones, la dinámica aumentó paulatinamente y se espera que en los próximos meses llegue a 100%. Por ejemplo, entre el 13 y el 27 de abril, la operación fue de 71%; entre el 27 de abril y 11 de mayo fue de 77%; entre el 11 y 31 de mayo llegó a 89%; y la proyección para cierre de agosto es que culmine en 91%.