Analistas

El potencial del Internet de las Cosas

De acuerdo con un reciente estudio de Ericsson ConsumerLab en donde se entrevistaron 1.700 personas, entre los 15 y 69 años de edad en las principales ciudades de Colombia, las alarmas, televisores, cámaras y el carro puntean como las cosas que deberían estar conectadas a internet para hacerlas más eficientes.  

A nivel global, según el promedio de 23 países, el televisor se destaca como el dispositivo con mayor favoritismo de conectividad, seguido por alarmas, cámaras, carros y contadores eléctricos. Pero en Colombia, al igual que otros países de Latinoamérica, prima el factor de seguridad, por lo cual la conectividad de alarmas, sistemas de iluminación y carros se destacan entre las más apetecidas. 

Todo esto es lo que llamamos Internet de las Cosas (IoT). Pero, ¿qué es? ¿En qué nos beneficia a los colombianos y al mundo? En esencia, el IoT es crear una representación digital del mundo real para todo aquello que interese controlar o monitorear, en el cual todo lo que se beneficie de estar conectado, lo estará.

Involucra un amplio campo de áreas de aplicación, desde dispositivos personales, como artículos deportivos, por ejemplo una bicicleta conectada en tiempo real, que permita identificar la ubicación, los latidos del corazón y la velocidad; hasta aplicativos industriales, como máquinas con control remoto que permitan la operación a distancia de una mina sin necesidad de personas al interior de la misma.

El impacto en el transporte y la experiencia del usuario será altamente positiva. 47% de las personas a nivel mundial pasan más de nueve horas a la semana desplazándose, por lo cual esperan no solo mantener la conectividad durante su recorrido, sino también obtener datos y servicios en tiempo real, que les permita tomar decisiones y mejorar su experiencia de movilización. 

Bajo este panorama el Internet de las Cosas puede mejorar drásticamente la eficiencia y la sostenibilidad del sistema de transporte a través de la información integrada que permita combinar los diferentes modos de transporte, ofreciendo a los pasajeros una gama más amplia de opciones sobre la manera de viajar. También a través de paradas de autobús conectadas incorporando 3G, LTE o Wi-Fi que proporcionen servicio de conectividad a pasajeros y una fuente adicional de ingresos a los operadores de transporte público.

También a través de la información en tiempo real sobre los movimientos de autobuses, mapas interactivos, noticias locales, información turística y publicidad; y los circuitos cerrados de televisión, botón de pánico y funcionalidades push-to-talk  para aumentar la seguridad y comunicación con servicios de emergencia o de la policía. Los usos y beneficios del IoT traerán también un importante impacto a la economía y al medio ambiente. Se estima que el valor de mercado potencial del Internet de las Cosas llegará a US$1,9 trillones para 2020 y que generará una reducción de 15% en las emisiones de carbono para 2025.

Si bien la conectividad de las cosas aún es incipiente, es una revolución que transformará la sociedad entera y Colombia no se queda atrás. Un 31% ya cuenta con un SmarTV en casa y 22% planea comprar uno dentro de los próximos 12 meses. 

Cuando los productos inteligentes están conectados, se hace mucho más fácil conseguir información relevante y tomar decisiones, en beneficio de personas, sociedad y empresas. El Internet de las Cosas permitirá que cada persona y cada industria puedan alcanzar su pleno potencial.