Analistas

En regulación, lo justo y necesario

GUARDAR

Los empresarios del sector de las tecnologías, de la información y las comunicaciones (TIC) observan que Colombia se ha consolidado en los últimos años como uno de los destinos preferidos para las multinacionales proveedoras de servicios, como un mercado estratégico y un centro de desarrollo con influencia en el resto de América Latina.

Se evidencia en el incremento de las ventas del sector (cerca de 300% en los últimos seis años), y en la aparición de nuevos modelos de negocio que de manera disruptiva han revolucionado el mercado.

Dentro de las acciones para fortalecer el sector y generar mayor productividad es prioritario conocer las posibilidades de la inteligencia artificial, los nuevos adelantos en el internet de las cosas, las últimas tecnologías y sus aplicaciones para la salud, el transporte, la agricultura, el comercio o en cualquier otro ámbito de la economía del país y del bienestar de su población.

En el mundo desarrollado se actualizan los marcos regulatorios acorde con la velocidad con la que evoluciona la tecnología misma, mientras que en nuestra región se suele reaccionar cuando las circunstancias apremian, o bien por hacer un compás estratégico o por un espasmo circunstancial ante la avalancha y rapidez de las situaciones.

La mejor manera de estar a la vanguardia en estos aspectos y atraer tecnología al país es a través de las buenas prácticas y establecer a corto plazo una mesa de discusión nacional para analizar los temas de actualidad, como la protección de datos y su aplicabilidad extraterritorial, la custodia de la información de carácter público y privado, el flujo de información sensible, entre otras temáticas de gran importancia.

Por eso desde la Amcham Colombia hemos venido trabajando con las empresas del sector en el análisis de los aspectos relacionados a las TIC, sus perspectivas, su potencial, la normativa, las estrategias adecuadas en pro de acciones efectivas.

A la pregunta de ¿regular o no regular?, todos tenemos que ser conscientes de que hay que hacerlo, pero lo justo y necesario para tener las reglas claras.
Las grandes plataformas están expectantes sobre cómo se abordará esta materia de la propiedad intelectual junto con la protección de datos, sin caer en la sobrerregulación y a la vez aprovechar las oportunidades que traen innovaciones para sectores con alto potencial de crecimiento.

Entre las innumerables oportunidades que ofrece el TLC con EE.UU. tenemos grandes posibilidades para la transferencia de conocimiento y de experiencias en temas de tecnología e innovación, que no hemos podido aprovechar en toda su dimensión debido a que seguimos sin tener una normativa actualizada sobre propiedad intelectual.

Pero dos buenas noticias se produjeron la semana pasada: la plenaria del Congreso aprobó el proyecto de ley que reglamenta los derechos de autor, paso esencial para la actualización de la legislación interna y el cumplimiento de los compromisos con EE.UU. La otra buena noticia fue haber logrado el último aval necesario para el ingreso a la Ocde, al dar el Comité de Comercio su visto bueno.

Se despejan dos escenarios muy esperados y de gran trascendencia. La tarea que tenemos por delante será crear las condiciones para consolidar a Colombia como un epicentro de desarrollo y de buenas prácticas, con nuevas inversiones, mayor cooperación y con un liderazgo regional que lo mantenga a la vanguardia en el continente.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés