Analistas

Concentrados en la CRC

En los pocos días que quedan de 2016 se desarrollará una decisión que revive una larga discusión en el sector de las telecomunicaciones del país. La problemática, que viene desde antes de 2009, gira entorno a los cargos que se cobran las empresas de telefonía móvil entre ellas por el tráfico de llamadas. La Comisión de Regulación de Comunicaciones CRC ha publicado durante este segundo semestre un proyecto de resolución que busca ampliar el cobro de cargos de acceso asimétricos (Ver CRC)

Esto quiere decir que las diferentes empresas del mercado pagan diferentes “peajes” por el uso de las redes de sus competidores. Como hay un operador que es mucho más grande que los demás, técnica y jurídicamente ha sido nombrado por el regulador como “Operador Dominante”. En varios mercados del mundo hay operadores con dominio por su tamaño, y lo que busca la regulación es que no haya abusos de esa posición. Juan Carlos Archila, representante de Claro, dijo en reciente entrevista a La República, que ellos consideran que no son dominantes en este mercado (Ver entrevista).

Desde que el regulador se llamaba CRT en 2009 se ha venido explicando el tema y cada una de las compañías tiene un discurso diferente. En los últimos cinco años se han escrito cartas, tutelas, demandas, derechos de petición y los equipos internos y externos de abogados de cada empresa han venido luchando en el turbulento ámbito jurídico de todas estas decisiones. El tamaño de Claro por número de clientes, ingresos, participación de mercado y expansión de red es contundente. 

Son los ganadores sistemáticos desde la integración de las tres regiones y sus operaciones comenzando el Siglo XXI. Ahora el costo del éxito, al igual que sucede en su casa matriz de México, es que las autoridades lo observan como fenómeno que puede quebrar a las pequeñas compañías del mercado. A nivel de ingresos o utilidades, para no hacer el comparativo en número de clientes, sumando todas las demás empresas del sector no alcanzan ni a la mitad de las utilidades de la compañía de Carlos Slim. 

Como comentarios al proyecto de resolución se pueden observar al menos nueve cartas de Claro (Ver Claro) enviadas a la entidad explicando su punto de vista y consideraciones al respecto del cargo asimétrico. Tigo-Une (Ver Tigo) y Telefónica (Ver Telefónica) también han enviado sus respectivas comunicaciones. Otros operadores del mercado que actúan como móviles virtuales (los OMV que van sobre la red de terceros) también han expresado su situación económica con respecto al cargo (Ver Avantel)

La Superintendencia de Industria y Comercio, que ha multado a varias compañías del sector, también ha expresado preocupación por la dinámica del mercado. En un reciente trino, Pablo Felipe Robledo expuso textualmente: “Cuando hay concentración de un mercado, hay violación a la libre competencia” (Ver SIC). En su despacho además de las multas hay miles de quejas de temas de facturación y servicio en donde hay denuncias de usuarios contra todos los operadores. 

En los próximos días la CRC tomará la decisión, de mantener los Cargos Asimétricos que corresponden a $11 por minuto y mantener la medida que en Colombia y otros países ha funcionado para equilibrar ligeramente el mercado, como lo muestra la misma entidad en el estudio que publica. 

Los asesores técnicos, comisionados y desde el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones David Luna, han estudiado el tema juiciosamente y son conscientes de la importancia del mismo para evitar que la dinámica de la industria termine en un solo operador con todos los usuarios, en efecto, el temible monopolio que afortunadamente hoy no existe. 

Nadie quiere volver a pagar las tarifas de Larga Distancia Internacional en los años 90 cuando la desaparecida Telecom era el único operador que prestaba el servicio. Al final todas estas medidas buscan supuestamente proteger la calidad, la tarifa al usuario final y mantener niveles razonables de competencia. El mercado está concentrado, los comisionados de la CRC también lo están.