.
Analistas 18/12/2021

Cuando trabajamos juntos, hacemos que las cosas pasen

No sé si hay un autor individual reconocido o si es un popular adagio anónimo, pero la frase “solo llegarás más rápido, acompañado llegarás más lejos”, no es únicamente una expresión linda que motiva a trabajar en equipo, sino también, una radiografía exacta de lo que ocurre en diversos escenarios de la vida real.

Es además, una filosofía a la que hemos decidido apostarle con fuerza desde el Gobierno Nacional, y cuyo espíritu impulsamos en los territorios fomentando la construcción de modelos asociativos. En la Agencia de Desarrollo Rural realizamos tres ejercicios durante el 2021 que ejemplifican lo mencionado y que ratifican la importancia de trabajar unidos. Quiero compartirlos con ustedes:

1. Para aumentar la cobertura de la prestación del servicio público de extensión agropecuaria, o lo que se conoce como asistencia técnica integral, les propusimos a las entidades territoriales del país sumar esfuerzos. Les dijimos que nosotros pondríamos a su disposición un recurso, con la condición de que ellas aportaran una contrapartida. 18 departamentos y 210 municipios decidieron sumarse a esta estrategia que nos permitirá mejorar las prácticas y la productividad de más de 40.000 campesinos colombianos. Una meta, que de manera individual, hubiese sido imposible trazarnos y una historia que toma mayor relevancia, si se entienden las dificultades presupuestales de muchos de los aliados que se vincularon.

2. Para mejorar los procesos de mercadeo de las asociaciones rurales con las que trabajamos, quisimos aprovechar el talento y el conocimiento de jóvenes académicos. Con la U. Pontificia Bolivariana de Medellín, hicimos una alianza que convierte la teoría en beneficios prácticos; y por segundo semestre consecutivo, estudiantes de diseño de la institución mencionada, se pusieron en contacto con organizaciones campesinas de Antioquia, Meta, Vichada, San Andrés, Bolívar y La Guajira, escucharon las necesidades y deseos de estas y tradujeron esos requerimientos en una transformación de imagen, mediante productos como logo, etiqueta, papelería corporativa, empaque, entre otros. 744 familias de estas regiones ampliaron sus posibilidades comerciales gracias a esta intervención.

3. La Corporación Colombia Internacional (CCI) está liderando, junto a más de 30 aliados, el programa “500.000 Mujeres Agroempresarias a 2030”, una iniciativa de enorme impacto que requiere un esfuerzo conjunto titánico. En el marco del lanzamiento de esta estrategia, 10 proyectos productivos presentados por organizaciones femeninas recibieron una inyección de capital proveniente de una recaudación de fondos o Crowdfunding. 4 de esos proyectos fueron propuestos por nosotros como ADR; iniciativas de arándanos, cacao, ají y cerdos, con las que 870 mujeres de 4 asociaciones de Cundinamarca, La Guajira, Nariño y Santander, iniciaron tempranamente el contador de medio millón y que de manera individual hubiésemos tardado en acompañar.

Estoy convencida de que la mayoría de los colombianos soñamos con un campo próspero y legal, que otorgue calidad de vida y desarrollo económico a quienes lo trabajan y les retribuya a nuestros campesinos lo que tanto nos ofrecen. Necesitamos traducir esas intenciones en hechos tangibles que nos involucren a todos, porque ya está probado que cuando trabajamos juntos por el campo, hacemos que las cosas pasen.