La creadora de Yomu, Cynthia Zak, dijo que hay más de hay 2.500 profesionales inscritos.

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La salud mental es una de las preocupaciones del siglo XXI. Los síntomas de ansiedad, el estrés crónico y la depresión son cada vez más comunes en la población, incluso, en edades tempranas que van desde los más chicos a los adolescentes. Es por esta razón que Yomu llegó a Colombia, un sistema de mindfulness (un nuevo método de catalizador de emociones para generar mayor aprendizaje) que le apuesta a buscar una solución comprobada para llevar adelante una vida de mejor calidad, con bajos niveles de agresividad y altos niveles de calma.

El sistema internacional Yomu llegó al país con cientos de herramientas de mindfulness para usar en la vida cotidiana. Según su creadora, esta formación se realizará a 50 docentes de la Fundación Las Golondrinas, 90 docentes de la Escuela Montessori en Medellín y 70 docentes de Comfama, quienes contarán con un estudio de seguimiento de impacto de la incorporación de Yomu en las escuelas y en la vida familiar.

“Es indispensable darles a los niños la atención adecuada y las herramientas para que puedan transitar este mundo con calma y presencia, sintiéndose seguros y con fuerza interior para vivir creativa y libremente; pero primero los adultos tienen que sanar y aprender para poder darles calidad de tiempo y atención”, señaló la creadora de Yomu, Cynthia Zak.

Zak aseguró que toda esta idea inició con el yoga para niños. “Empecé a ver la dinámica de la música y se termina volviendo protagonista de la clase. Se armó la capacitación, los cursos y las clases. Hemos trabajado en varias disciplinas para mejorar todos los temas de meditación (...)”, dijo, a lo que agregó: “desde ahí surgió la idea, que ha tenido una transformación enorme por sus beneficios. Estamos dando formaciones en toda Latinoamérica”.

La técnica a la que le apuesta Yomu existe desde hace más de una década. De acuerdo con su creadora, en esta técnica se manejan cinco principales ejes: mindfulness, respiración, neurociencia, inteligencia emocional y música, los cuales están diseñadas para que volver “a tiempos pasados sea toda una experiencia”, aseguró Zak. Con esta técnica, se prevé que los niños, jóvenes y adultos promuevan su autoestima, una mayor confianza, un espíritu comunitario, mejores valores, más respeto y comunicación no violenta.

Para participar en Yomu no se requiere de entrenamiento previo ya que lo que se aprende se puede implementar de inmediato. Este método, presente en países como Estados Unidos, México, Costa Rica, Argentina, Uruguay, Chile, España e Italia en donde ya está participando desde hace varios años formando y entrenando docentes y profesionales con varias técnicas.

Frente a los beneficios, Zar explicó que se tienen 2.500 Yomu Coaches, que en un porcentaje son profesores, padres y profesionales de la salud. De hecho, según la directiva, ya se tiene una alianza con Comfama. Allí se está haciendo un análisis para ver las estadísticas. Ahí hay un antecedente para volver esto como política pública. No se tiene que ser un experto en yoga o mindfulness para poder hacerlo”, agregó.

Uno de los puntos que destacó que Zar es que todo este método ayuda a generar habilidades de liderazgo.