Las escritoras narran en un nuevo libro las historias detrás de cinco arboles que hoy están en peligro de extinción y son de gran importancia

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Los secretos olvidados del bosque’ es un título que busca resaltar la importancia de los árboles en el ecosistema nacional, para el desarrollo de comunidades desde diferentes enfoques.

LOS CONTRASTES

  • Ricardo RoaInvestigador ambiental Uniagraria

    “Los árboles son elementos claves en el trabajo contra el cambio por sus propiedades naturales, además hacen parte de nuestros ancestros bióticos”.

Escrito por la diseñadora industrial y coach certificada Catalina Zuleta (CZ), junto a su hermana Natalia Zuleta (NZ), comunicadora social experta en mercadeo, deja ver por medio de la historia de cinco árboles que hoy están en peligro de extinción, cuáles son los desafíos de sostenibilidad de Colombia y el mundo y de qué manera los árboles son agentes claves para lograr los cometidos.

En entrevista con LR Natalia y Catalina Zuleta adelantaron algunos de los detalles del texto que se lanzará hoy a las 7:00 p.m. en el Club El Nogal.

¿Cuál es el objetivo del libro?

NZ: Los secretos olvidados del bosque es un libro que busca, a través de un recorrido por diferentes regiones de Colombia y cinco especies de árboles en peligro de extinción, que las personas conozcan la relevancia que tienen los bosques y los árboles en un mundo que tiene tantos retos, sobre todo respecto a la crisis climática.

¿Cómo está estructurado este texto?

CZ: Está estructurado en cinco capítulos pertenecientes a cada uno de los árboles. Estos están asociados a una región del país, a su vez a su entorno económico, político, social y cultural; de igual manera a la sostenibilidad y a un objetivo de desarrollo sostenible.

¿Cuáles son los árboles?

CZ: Tenemos el Encenillo que lo conocimos en el bosque alto andino en el municipio de Guasca y representa la capacidad de la naturaleza de reponerse y de ser fuerte. El Guayacán, que lo visitamos en La Guajira, nos dice que como seres que habitamos en este planeta tenemos un compromiso con las generaciones futuras de dejarles un mundo sostenible. Por otra parte, está el Palo de rosa, que se puede encontrar en el Amazonas y representa la sabiduría. Otro árbol es la Palma de Cera de la zona cafetera y es el árbol nacional, este significa la integridad como un valor que une a las comunidades. Finalmente, está la Palma de Moriche en los llanos orientales y trae el equilibrio como un estado dinámico.

¿Cuáles son los desafíos en sostenibilidad?

NZ: Uno de ellos es la preservación de los recursos naturales a futuro y ahí particularmente se habla de las tasas de deforestación del país. Colombia es el séptimo país con mayores índices de deforestación en el mundo, algo muy delicado.

La FAO ha sacado unos estudios sobre los bosques en los que demuestra que estos son responsables de permitir a las comunidades el desarrollo y que están relacionados con otros temas como la equidad de género. Entonces quisimos llamar la atención sobre la importancia de los árboles, pero no solo desde lo ecológico, sino desde aspectos como los compromisos de Colombia en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Cómo afrontarlos?

NZ: El primer paso es reconocer qué recursos tenemos, por eso nos llamó la atención hablar de especies vulnerables en árboles. Así, el primer paso es reconocer y conectarnos con la naturaleza para poder entender nuestras necesidades como país, en lo económico, lo político y lo social de tal manera que podamos generar conciencia.

La economía circular es una muestra de cómo vemos la economía y el progreso desde lo sostenible; es clave saber que podemos ser responsables con el desperdicio que generamos.

¿Cómo cambiar las conductas de consumo?

CZ: Hay que cambiar ese ciclo de comprar, usar y desechar para empezar a ver mejor a dónde va ese producto que ya no vamos a usar más para que no genere un impacto negativo.