Cada vez se retoman más actividades en las empresas y más personas vuelven a las oficinas, por lo que estas tendrán un gran cambio

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Durante la pandemia el Ministerio de Salud ha determinado varias especificaciones que rigen la manera en cómo las empresas trabajarán en sus oficinas durante esta época, tales especificaciones están plasmadas en la Resolución número 666 del 24 de abril, junto con un protocolo para el monitoreo de síntomas de contagio de covid.

Entre los cambios que han debido implementar está el ubicar los puestos para que estén a mínimo dos metros de distancia del de otras personas, el espacio requerido para evitar el contagio. Y son puntos como estos los que obligan a una remodelación en la que ya trabajan y estudian varios diseñadores y expertos para mantener no solo un espacio agradable visualmente, sino que a la vez sea eficiente.

Otras normas que se deben tener en cuenta son contar con el espacio necesario para que el personal de aseo pueda mantener dos metros de distancia; controlar y limitar el aforo en las instalaciones; evitar el intercambio físico de documentos; darle a los casilleros un espacio exclusivo para que quienes lleguen se cambien y dejen sus prendas en un locker; eliminar los controles físicos de ingresos como huellas dactilares, entre otras.

Además, según lo solicita el Ministerio, aún cumpliendo con lo anterior, es necesario que las empresas puedan demostrar que tienen la infraestructura necesaria para la desinfección constante de superficies y para el frecuente lavado de manos sin aglomeraciones. Además, deberán cumplir con un protocolo para la identificación de síntomas e incentivos de procesos de higiene; tales actividades se pueden hacer con las ARL.

LOS CONTRASTES

  • Andrés GavendaHealth, Life Sciences & Wellness Leader EY

    “Es importante que se retome la vida laboral de una manera segura, aumentando el nivel de mitigación y prevención; esto será un obligatorio de supervivencia”.

  • Paula Restrepo Gerente general de Crusardi Contract

    “Al no tener un puesto fijo, la posibilidad de personalizar los espacios es mínima; yo creo que esa tendencia seguirá y así vamos a tener espacios más organizados”.

En cuanto al diseño de interiores, los expertos explican que los artículos y elementos decorativos se tendrán que ver reducidos para evitar mayores superficies de contagio, sin embargo, los que queden deberán ser en materiales muy fáciles de limpiar y además evocar un ambiente casero para que el retorno de la cuarentena no sea incomodo. Entre los materiales que se prevé estarán en furor cuando se retome la actividad, se cuentan metales y vidrios.

Sobre el tema, Paula Restrepo, gerente general de Crusardi Contract, empresa de diseño de espacios compartidos, resaltó que en este momento las oficinas entran a jugar parte del equilibrio necesario después del aislamiento, por lo que la decoración será un elemento crítico para dar unos aires cálidos y de confort a los espacios; claramente todo debe ser estratégico y funcional en temas de limpieza.

“Van a retomar nuevamente los colores que nos den un poco más de tranquilidad y sensación de limpieza; yo creo que volveremos a la tendencia de colores fríos, azules, verdes, blancos, grises, pero ahora más que nunca, creo que estos colores empiezan a tener un poco más de presencia porque además dan tranquilidad. En cuanto a materiales, creo que predominarán los que puedan limpiarse fácil, es decir, superficies lisas, blancas y pueden entrar en tendencia fuertemente los materiales que se utilizan para las líneas hospitalarias, pero ya en mobiliario de oficina. Desaparecerán un poco los textiles y los aislamientos acústicos de textil porque son de muy difícil asepsia. Creo que volveremos a los materiales mucho más duros y resistentes”, dijo Restrepo.

Workplace comunitarios como We Work ya trabajan en diferentes protocolos para brindar seguridad a las más de 600.000 personas que acuden a sus oficinas a nivel global. Entre las medidas que adelanta la empresa se cuentan: tener asientos escalonados y zonas de separación; pegar calcomanías mostrando la distancia a la que la gente debería estar, desde las filas, hasta en espacios compartidos; la capacidad de las áreas comunes se reducirá hasta en 50% y se instalarán equipos para que se pueda hacer desinfección de manos constantemente.

De igual forma, Andrés Gavenda, health, life sciences & wellness leader en EY Latin America North, recomienda tomar medidas antes de regresar a los nuevos esquemas de trabajo, con el fin de estar preparados para enfrentar los retos actuales. Para esto, se debe desarrollar un plan que permita volver a la normalidad, implementando políticas y prácticas que garanticen la seguridad de los empleados y clientes. Al igual que es necesario asegurar la capacidad operativa bajo un modelo de trabajo integral de los procesos con tecnología, teniendo en cuenta la infraestructura y las personas.

Iluminación, clave en los ambientes

Las luces cálidas tomarán un poco más de relevancia puesto que estas pueden dar una apariencia más familiar y acogedora a los espacios; un factor necesario frente a la falta de elementos decorativos. En cuanto a la cantidad de luz, será necesario que esta sea aún más fuerte de lo normal, pero que no genere afectaciones a la vista de la persona en su horario de trabajo.

Colores fríos y que evoquen higiene

Verdes, azules, blancos y grises tomarán mucha más fuerza según Paula Restrepo, puesto que estos dan una apariencia no solamente tranquila, sino higiénica a los espacios. En medio de esta situación se prevé que los trabajadores tengan un poco más de desconfianza y tiendan a preferir espacios en los que la asepsia predomine para tener mayor tranquilidad.

Distribución del los espacios

Dado que será necesario mantener una distancia mínima de dos metros entre cada persona, los puestos de trabajo deberán estar mucho más alejados. En estos casos se pueden implementar ingresos por turnos, divisiones entre puestos de trabajo o en su defecto la construcción de nuevas divisiones; algunos arquitectos recomiendan divisiones en zig zag.

Divisiones y separaciones

Los materiales como textiles que no son de fácil limpieza se tendrán que eliminar para evitar que también sean focos de contagio; las divisiones más funcionales en limpieza y diseño serán aquellas de acrílico y vidrio transparente para que no quiten la sensación de amplitud; además, estas pueden tener acabados metálicos que les brinden mayor elegancia.

Sin puestos fijos, menos cosas

La decoración será de tipo corporativa en general, aquellos elementos relacionados con los puestos de trabajo individuales tenderán a desaparecer. Paula Restrepo aseguró que “los puestos de trabajo cada vez serán más limpios y más prestos a que otras personas lo utilicen; porque habrá limitaciones de espacio y no podrán trabajar todos al tiempo”.