En el hogar hay muchos factores distractores que pueden disminuir el nivel de productividad, por eso aquí estos tips de expertos

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

La concentración es uno de los retos que las personas enfrentan día a día y alcanzar el nivel necesario para realizar ciertas actividades es un desafío en varios casos, más cuando se está en casa, ya que no depende de una sola variable de carácter personal, sino de múltiples elementos en el ambiente y espacio que pueden afectar el proceso.

Ahora bien, María Alexis Martínez, profesora de la Universidad de los Andes, aseguró que la concentración se puede desarrollar y mejorar por las personas a lo largo de la vida con una serie de ejercicios que ayudan con los procesos neuronales que implica mantener la concentración.

“Esta habilidad se puede desarrollar, pero históricamente no han buscado formas de diferenciar cuáles son las estaciones que propician estar más concentrado en diferentes actividades, sino que las personas lo hacen de manera automática. Es frecuente que con el uso de tantas tecnologías las personas sean muy multitask y este es uno de los hábitos que va en contra de la concentración. Las personas cuando están haciendo varias cosas al mismo tiempo se les dificulta mucho concentrarse”, agregó Martínez.

LOS CONTRASTES

  • María Alexis MartínezPsicóloga de la U. de los Andes

    “Los estímulos para la concentración dependen mucho de cada persona, por lo que la invitación es a explorar cuáles son las debilidades y fortalezas para concentrarse”.

  • Angela María Escobar MoraPsicóloga de la U. Javeriana

    “La concentración es un proceso cognitivo que necesita mucho de tener claros los objetivos que se tienen; para hacerlo, es clave contar el espacio y herramientas de trabajo”

Ahora bien, la primera recomendación para mejorar esta capacidad es empezar a hacer una sola cosa a la vez a fin de que toda la capacidad neuronal esté enfocada en una actividad; en ese orden de ideas, la persona podrá tener mejores resultados en la realización de la actividad y es probable que en menor tiempo. Para esto es necesario hacer listas, con el fin de dejar en el papel notas que se están tomando en la cabeza.

De igual forma, la psicóloga de la Universidad Javeriana Angela Escobar Mora aseguró que elementos en el ambiente y espacio también son distractores significativos para la concentración, más aún, en esta época de teletrabajo.

Entre las recomendaciones de Escobar, se resalta tener acuerdos claros con personas con las que se vive para que durante las horas de trabajo puedan respetar las actividades que se hacen; tener espacio de aislamiento en casa destinado a procesos especiales de atención o relajación; hacer una agenda del día o de la semana en la que el tiempo se tenga muy bien organizado y permita llevar control de cuanto se ha gastado en cada actividad; tener momentos de descanso en medio de las jornadas, no solo hacer pausas activas físicas, sino mentales.

De igual forma, las profesionales recomiendan conocer cuál es el estilo de aprendizaje que tiene la persona, las horas en las que es más productivo y tener actividades pequeñas para liberar energía.

Ahora bien, como hábitos generales que pueden ayudar, el dormir bien es uno de los principales. Según el neurólogo Leonardo Palacio Sánchez, profesor de la Universidad del Rosario, el sueño permite la recuperación del cuerpo para los procesos que se hacen en el día a día; además la falta de sueño reduce la capacidad de atención.