La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co

El año de cosecha, la marca, la etiqueta y el precio no son los únicos referentes al momento de identificar un buen vino. El color de la bebida es un factor determinante, que encierra varias pistas para reconocer su clase y sabor.

El portal especializado Wine folly diseñó una guía para que los principiantes logren identificar los principales rasgos que revela un vino a través de su color.

LR presenta esta guía práctica que usted podrá aplicar la próxima vez que se tome una copa, y ¿por qué no?, alardear un poco con sus compañeros de mesa. El número de colombianos entusiastas del vino viene creciendo, como reveló un estudio de Euromonitor Internacional. El consumo pasó de 24,4 millones de litros en 2007, a casi 40 millones a final de 2012. Así, en los últimos cinco años la ingesta por persona pasó de 0,9 litros al año, a 2,4 litros.

El sommelier José Arango dice que, en promedio, se comercializan unas 2 botellas de vino por habitante al año. Un mercado que ofrece una variedad de marcas chilenas, argentinas, españolas e italianas. Así, hay una amplia gama de vinos tintos, blancos y más recientemente rosados, y es aquí donde el color empieza a jugar un papel fundamental en el gusto.

Si prefiere la acidez, considere un vino tinto de cuerpo ligero que esté entre las tonalidades magenta brillante y granate. Si por el contrario este rasgo es algo disfruta con mayor moderación, escoja entre las cepas merlot, sangiovese o zinfandel, que tienen una acidez mucho más baja. Para quienes encuentren más atractiva al gusto la opción de un alto contenido de tanino (aspereza) y muy baja acidez, deben buscar vinos de cuerpo completo como el malbec, mourvedre y cabernet sauvignon, que manejan tonalidades muy opacas. Tenga en cuenta que el color marrón revela a los vinos añejos, que empiezan a mostrar visos anaranjados después de los 20 años de fabricación, en especial en el nebbiolo y el merlot.

En el caso de los vinos blancos, la mayoría caben dentro de la categoría de cuerpo medio, que por lo general presentan un color amarrillo pálido. En este caso se recomienda escoger un vino joven, ya que esta bebida se produce para ser consumida en un periodo corto de tiempo a su fabricación. Si el vino tiene un tono anaranjado, posiblemente tenga más de 2 años de elaborado. Tómelo frío.

Por último está el vino rosado, que se encuentra en un punto medio entre el vino tinto y el blanco. Su fabricación es a base de uvas regulas, como las mourvedre. La piel de esta fruta es expuesta por un tiempo muy corto en el proceso, lo que produce un vino tinto más pálido. Sus colores pueden variar entre el salmón pálido y el magenta.

¿Cómo hacer una elección?
Mario Puchulú, enólogo, y Ronald Schneider, sommelier, coincidieron al afirmar que la mejor manera para escoger un buen vino es determinar el momento en el que se va a consumir, ya que para una cena se deben tener en cuenta los componenetes, aromas y sabores del plato. Si la bebida es para una ocasión romántica, la mejor opción está en tener en cuenta el gusto de la persona a la cual se quiere sorprender.

Las opiniones

Ronald Schneider
Sommelier

“Para hacer un buen regalo, recomiendo el vino rosado por la flexibilidad que tiene: la frescura del vino blanco y la estructura del vino tinto”.

Mario Puchulú
Enólogo

“Más de 50% de los vinos que se consumen en el país son de Chile. En la otra mitad, hay procedencia de países como Argentina y España”.