Estados Unidos destinará alrededor de 18% de su PIB para atender la emergencia de salud, mientras que España empleará más de 10%

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Al analizar cuánto han destinado las grandes economías del mundo para responder a la emergencia que ha provocado el covid-19, salta a la vista Italia y Reino Unido como los países que cuentan con los paquetes económicos más robustos en términos del monto que destinaron en relación a su PIB, ya que ambos superan 20%.

Además de estas dos naciones, Estados Unidos también destaca en el listado, ya que anunció medidas que en total suman más de 18% de su PIB. Este capital que se utilizara para atender la emergencia en el país que dirige Donald Trump tiene como fin resolver los retos en cinco frentes, entre los que se destacan la inversión fiscal con 7,3% y el gasto en recuperación económica con 3,2%.

De acuerdo con un análisis de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), las estrategias anunciadas por EE.UU. están enfocadas principalmente a ayudar a las empresas, al empleo y al sector público, mientras que las de Italia están dirigidas a atender la emergencia sanitaria, dar subsidios de desempleo y ayudar a las Pyme.

Otros de los países que también han hecho una fuerte apuesta por mitigar el choque económico son Alemania con un monto que supera 10% de su PIB y Francia con un capital de más de 12% de su PIB.

El gobierno alemán tiene una inversión importante en términos de salud con 4,1%. Al igual que las autoridades alemanas, en Francia también se dio prioridad al gasto en salud con 12,4%.

España también tiene un capital para atender la emergencia superior a 10% de su PIB. Una de las medidas anunciadas es que “el Real Decreto-ley refiere la moratoria de seis meses en el pago de las cotizaciones sociales para las empresas y autónomos que puedan trabajar, a pesar de la epidemia, señaló Expansión que también citó que se aprobó que los propietarios de más de 10 viviendas podrían tener que afrontar moratorias o quitas en el pago del alquiler.

La Cepal también citó en su estudio que “en China las medidas de reactivación económica han sido financiadas con una reasignación presupuestaria de 1,2% del PIB, que incluyen mayor gasto en prevención y control de epidemias; producción de equipos médicos; seguros de desempleo; desgravación fiscal y exenciones de seguridad social”.

Entre los salvavidas que han adoptado las diferentes administraciones se destacan el aplazamiento de pago de deudas, impuestos e hipotecas por unos meses, préstamos especiales para las pequeñas y medianas empresas, ayudas sociales como bonos de alimentación y el pago de los sueldos de los empleados, con el fin de evitar recortes de personal masivos.

Además, dentro de los gastos anunciados por las autoridades es evidente que muchas de las medidas adoptadas van dirigidas a las poblaciones más vulnerables, además de ayudas financieras para las compañías, también alivios para los ciudadanos en materia financiera.