Las transiciones pacíficas del poder han sido comunes en EE.UU., pese a las polémicas, se espera que este año no sea la excepción

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden y Donald Trump se enfrentaron el jueves, en su último debate electoral, si bien la balanza está dividida y no se sabe quién ganará; surge la duda de cuál será la reacción de Trump en caso de perder el puesto.

Cuando hay un cambio de presidente entre distintos partidos políticos, se habla entonces de una transición del poder, que puede ser o no ser pacífica, dependiendo de las trabas que ponga el antecesor a la hora de entregar el cargo o de problemas sociales externos como golpes de Estado, entre otros.

Sin embargo, según politólogos consultados por LR, en caso de que Biden ganara las elecciones presidenciales, lo más seguro es que la transición del poder en Estados Unidos sería pacífica.

“No creo que en pleno siglo XXI, y menos en una democracia tan sólida como la de EE.UU. haya alguien que decida quedarse en la Casa Blanca habiendo perdido las elecciones. A lo que puede referirse esta duda de si se entrega el poder o no de manera pacífica es no colaborar para la transición o el empalme entre las administraciones”, explicó el doctor en Ciencia Política, Carlos Andrés Pérez.

Por ahora el actual presidente Trump, no había sido claro con el tema. Sin embargo, según recoge The Economist, el pasado 15 de octubre el mandatario aseguró que aceptaría los resultados electorales y por lo tanto habría una transición pacífica, “pero idealmente, no quiero una transferencia porque quiero ganar”, señaló el candidato por el partido Republicano.

Sin embargo, algo en lo que ha hecho énfasis el Presidente es que estas elecciones podrían ser las más fraudulentas de la historia por el método de voto por correo. Lo que habría iniciado el debate sobre la validez que él mismo daría a los resultados.

“No considero que haya una serie de elementos que se vayan a juntar todos al mismo tiempo para demostrar que las elecciones realmente son fraudulentas, es más la retórica del presidente actual de duda, crítica y menosprecio por las instituciones públicas, que un problema real o preciso del sistema de votación a través de correo. Falta todavía el día de las elecciones”, comentó Rafael Piñeros, docente de la Figri de la Universidad del Externado.

LOS CONTRASTES

  • Rafael PiñerosDocente Figri Universidad Externado

    “El presidente mismo fue el que creó el debate contemporáneo al rededor de la transición. Sin embargo, yo pienso que es muy anticipado responder si habrá una transición”.

  • Carlos Andrés PérezDoctor en Ciencia Política

    “Trump ha dejado el tema en el aire, cuando le preguntan sobre eso, si él lo haría, él dice que no cree que vayan a ser elecciones limpias que va a haber fraude”.

Trump se ha caracterizado por un discurso en el que reina el miedo, e incluso, ha mantenido su lema de campaña “make América great again”, con lo que, aún si el acepta una derrota en las elecciones, cabe la posibilidad de que movimientos ciudadanos se manifiesten en contra de Biden.

Luis Felipe Vega, doctor en Ciencia Política, explica que la cultura política armónica con la que contaba EE.UU. se rompió con la llegada de Trump, con lo que se pasó del discurso de un enemigo externo a uno interno como el socialismo o la migración.

“Hay muchos movimientos de supremasismo blanco, en el debate se discutió el tema de la nueva ola de racismo en Norteamérica, y van a haber muchos grupos que se van a oponer”, explica Vega, quien también plantea que pueden darse otros estallidos sociales.

“Las manifestaciones de los meses pasados que eran muy prodemócratas, evidencian que hay una movilización violenta de protesta social interna”, añadió el politólogo.

En esto coincide el docente del departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana, Alejandro Bohórquez, quien señala que “pueden haber protestas y malestar, o en el peor de los casos eventos aislados, pero mucho del discurso de Trump se basa ante todo en bravatas”.

Por su parte, Ildiko Szegedy Maszak, profesora de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Javeriana, explica que habrá una transición pacífica por tres elementos principales: “se espera una victoria clara para Joe Biden; un resultado positivo para los Demócratas en el Congreso, incluyendo que pueden ganar mayoría en el Senado y el Partido Conservador ha mostrado señales de dejar apoyar a Donald Trump”, dijo.

Para Szegedy un factor que influirá será el margen en los resultados de noviembre y la pérdida del poder del partido conservador al interior del Senado.

A pesar de no haber certezas para los resultados de noviembre, todo indica que en caso de que Biden llegue al poder no habría pleito del lado de Trump, al menos de forma directa, lo que mantendría el registro de EE.UU. de tener un gran numero de transiciones pacíficas.

The Economist hizo un conteo de los países que más registran estas transiciones pacíficas, las cuales, diferente a lo que se pensaría no son del todo comunes.

Costa Rica lidera la lista, pues ha tenido 14 transiciones de 1919 a 2015; luego están Finlandia e Islandia que solo han tenido 12 traspasos libres de conflictos. Estados Unidos registraría entre ocho y 10 transiciones pacíficas. Otras economías grandes como Rusia o China, no han tenido transiciones electorales pacíficas de poder de un partido a otro rival.

Economistas del mundo instan a los votantes a rechazar a Donald Trump
Un grupo de 727 economistas emitió una carta abierta para disuadir a los estadounidenses de no reelegir a Donald Trump. En el documento, publicado por el Business Insider, los expertos señalan varias razones por las que Trump no es un buen presidente para el país, como su manejo económico con resultados más bajos de lo prometido, el mal manejo de la pandemia, la desinformación y la credibilidad. Tiene la firma de siete nobeles de economía, incluidos Paul Milgrom, Oliver Hart y George Akerlof.