Para el jefe del Dane la economía “tocó fondo”, el reto es ver cómo salir, y ve difícil que el PIB cierre con una caída menor a 5,5%

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

El año pasado el Secretario General de la Ocde, Ángel Gurría, dijo en la Casa de Nariño que “mayor informalidad es igual a más retraso económico y más problemas sociales”, por lo que dijo que Colombia debía enfocar esfuerzos a ese indicador.

Ahora, en medio de la pandemia, el reporte del Dane de agosto resaltó que hubo 3,2 millones de personas más en la categoría de población ocupada versus abril, lo que es una buena noticia; sin embargo, allí han jugado un papel importante los informales.

El problema, según explicó en Inside LR el director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, es que gran parte de quienes regresan a alguna actividad económica no tienen un contrato formal.

El economista también resaltó que, sin disciplina social no habrá una mejora de la economía, y que, de hecho, es un problema que 33% de los colombianos no vean como preocupante contagiarse de covid-19.

Entre agosto y abril hubo más de 3 millones de empleos recuperados, ¿pero se están recuperando en la informalidad?
Tenemos que ser cuidadosos de la recuperación de esos puestos de trabajo. La población ocupada, entre a abril y agosto es 3,2 millones más en situación de ocupación, pero ese incremento está en una parte asociada al hecho de que hay algunas contracciones de la población ocupada que se han venido mitigando. Hemos llamado nuevamente a personas que estaban confinadas en el trabajo, o quienes estaban confinadas, pero eran informales, ellas han vuelto a prender motores.

Han acudido a que su carro sea para una plataforma de transporte, su moto para mototaxismo, una miscelánea, o todos esos elementos que llevan el movimiento de la población ocupada. Entonces, una buena parte de la reactivación no es que el empleo formal se haya recuperado, es que informales volvieron a salir. Vemos una población ocupada menos educada, y al mismo tiempo más propensa a tener entrada a la informalidad

Otros indicadores como el IPC, ISE, han empezado a mejorar mes a mes, ¿eso es que la economía está recuperándose?
Por el momento lo que podemos decir es que tocamos fondo. Creo que las estadísticas que tenemos a la fecha, que tienen que ver con la contracción de empleo, la que vino en agosto fue 44% de la contracción en abril y la expansión de desempleo a menos de 60% de la que vimos en junio, muestran que fue el mercado laboral el que tocó fondo. La gran señal que debemos plantear es a qué velocidad saldremos de ese fondo. El mercado laboral muestra señales alentadoras pero hay elementos preocupantes que deben ser tenidos en cuenta por política pública, como la informalidad.

En Europa empezaron cierres por rebrotes, ¿qué calcula que pasaría si el país vuelve a cierres totales o parciales?
El carro de la economía colombiana entró a mantenimiento. Paró por una decisión de tema epidemiológico. Era necesario para controlar el covid-19, en esa parada hubo una llanta de repuesto que está concentrada en Bogotá y otra en departamentos como el Valle, Cundinamarca y Antioquia. En el caso de la primera entrada, después de que el carro tomó la decisión de parar, en ese mantenimiento hubo una sobrerreacción de la actividad económica en esos departamentos. Entonces, el hecho de que sepamos que Bogotá, Valle y Antioquia son 50% de la economía, están expuestos a mayor mortalidad, y evidencia que un nuevo confinamiento en esos tres principales centros de producción o una nueva entrada a mantenimiento del carro, seguramente saldrán más cosas.

Esta semana salió el reporte de inflación y subió, ¿se puede decir que el consumo de los hogares volverá a ser protagonista?
En efecto la inflación de septiembre la llamamos una que da señales de retornar a una situación de preconfinamiento. De esos 32 puntos básicos de septiembre, 11 los puso la telefonía móvil porque le empezamos a tarifar el IVA a planes de bajo costo. También tenemos que 12 son de la electricidad porque algunas ciudades levantaron esquemas de gratuidad o de pronto pago que eran alivios de los hogares. Aunque, tanto como decir que la inflación de septiembre fue de reactivación, creo que será verdaderamente la de octubre.

Volviendo a empleo, ¿qué explica la desocupación entre jóvenes y mujeres?
En agosto las mujeres de unidades económicas de menos de 10 personas pesan 25% de toda la población ocupada en el total nacional y su población se vio contraída 44%. Pasa porque esas mujeres en esas unidades de menos de 10 empleados están más expuestas al comercio minorista, que son las más afectadas en la pandemia. Y jóvenes, desde el punto de vista poblacional, el censo de 2018 mostró cómo ha habido reconcentración en centros urbanos concentrados en servicios, salud, industrias manufactureras.

Entonces, ¿cuál es el ADN del desempleado?
El mayor aporte de esa población desempleada entre mayo y agosto, casi 70% fueron personas con nivel de educación media, y que tiene componentes vocacionales, es la que más está llamada a ser el vendedor de una tienda de abarrotes, el cajero de un supermercado, el vendedor de una tienda de ropa, o ferretería.

LOS CONTRASTES

  • Carlos DuarteAnalista política social, U. Sergio Arboleda

    “En este momento el termómetro está en la responsabilidad de las personas que, de ser mala, nos llevaría al rebrote que afectaría aún más la salud y la economía. Ese sería el detonante de fin de año”.

El hecho de que el sesgo fue sobre las actividades de comercio, que aportan en la pandemia la mayor cantidad de contracción la ocupación, lleva que esos desempleados subieran 70%. Entonces su mitad es educación media y son esas personas llamadas a ser jóvenes y mujeres de bajo capital humano, que están sobreexpuesto en tareas de servicio doméstico, al comercio, asistencia educativa en jardines infantiles, etc. Y buena parte de esa población está concentrada en las ciudades.

¿La recuperación daría para que el PIB no esté debajo de -6%?
Necesitaríamos una demanda fortalecida porque llevamos -7,7% de crecimiento, eso es como cuando se quiere recuperar la universidad en la parte final, tras haber perdido varios cortes, le toca esforzarse mucho. Entonces, para que en tres meses logremos mover ese -7,7% a -5,5% necesitamos una demanda fortalecida, y tendría que suponer que no haya rebrote y que la confianza al consumidor lleve a que poco a poco destapen esos baúles, como la salida a vacaciones, remodelación de la casa o esos bienes que generan empleo.

Dependemos del rebrote...
No relajarnos con el covid-19 es clave en una senda de apertura y no volver a un estricto confinamiento.

¿Qué hallazgos clave hay en la Encuesta de Pulso Social?
Pulso Social trajo señales. Hay que estar alerta porque la gente se está relajando con el covid, 33% dice que no les preocupa contagiarse, eso debe generar cultura ciudadana. Pero el Pulso Social muestra ese efecto micro, generado en los hogares, como fallas en seguridad alimentaria: los que pasaban de comer tres comidas a dos, y cómo el Caribe está expuesto a la informalidad.