Otra medida, que ya quedó en firme, es la de ampliar la cobertura de subsidio al cesante dado por las cajas de compensación

Adriana Carolina Leal Acosta

El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, señaló que se está estudiando la manera de ampliar el número de subsidios entregados a las personas que se quedaron sin trabajo en los últimos meses, como consecuencia de la pandemia y las medidas de aislamiento.

Por un lado, explicó que a través del decreto 770 de 2020, se autorizó a las cajas de compensación familiar a adelantar parte del recaudo que percibirían en el segundo semestre del año para poder usar esos recursos ahora y así poder entregar más subsidios de desempleo a los trabajadores formales que se quedaron cesantes recientemente.

Como lo había adelantado La República hace una semana, con esta medida se podría llegar a 59.000 personas más, de las 174.926 que se postularon y ya calificaron como validas, pero de las que más de 83.900 quedaron en lista de espera, al no haber el dinero suficiente para atenderlas a todas.

Sin embargo, aún con este nuevo impulso, se estarían quedando todavía por fuera aproximadamente 23.900 personas, por lo que según Cabrera, se está estudiando la posibilidad de permitir que se entregue un subsidio tipo 'Ingreso Solidario' de $160.000 a estas personas cesantes. Además, dijo que están mirando qué posibilidades hay de utilizar recursos del Fome, que fue creado para atender la pandemia.

Otras medidas aprobadas

Por otro lado, Cabrera anunció que el subsidio de transporte para las personas que ganan hasta dos salarios mínimos, se convertirá en un subsidio de conectividad, el cual equivale a $102.853 y se deberá pagar a las personas que ahora están trabajando en casa.

Así mismo, dijo que ya quedó en firme la posibilidad de diferir el pago de la prima de mitad de año en varias cuotas, cuyo último plazo sería el 21 de diciembre de 2020.

A esto se suma que el Gobierno subsidiará 220.000 de esta prestación social para los empleados que devenguen entre un salario mínimo y un millón de pesos. Para aplicar al beneficio, se tendrá en cuenta solamente a quienes aparezcan en la nómina del mes de junio, y en los primeros días de julio se haría el giro.

En cuanto a las más de 600.000 personas cuyos contratos fueron suspendidos y no están percibiendo ingresos, se entregará un subsidio de $160.000 que llegará directamente a la cuenta bancaria del trabajador.

También se avaló que, durante la vigencia de la emergencia sanitaria por la pandemia, con un previo acuerdo entre empleadores y trabajadores, la jornada laboral pueda distribuirse en cuatro días de la semana con una jornada de trabajo diario de máximo 12 horas, permitiéndole mayores días de descanso a los trabajadores y sin tener que hacer modificaciones del reglamento interno del trabajo.

Es importante resaltar que para los casos en los que las jornadas abarquen horarios nocturnos o festivos, deberán aplicarse los recargos correspondientes, cuyos pagos también deberán ser acordados entre las partes, y que son los empleadores los encargados de garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad y salud en el trabajo de todos sus trabajadores.