Para el trimestre de febrero- abril, el Dane reportó que la cifra de desempleo juvenil se ubicó en 22,8%, la cual no se veía desde 2001

Ana María Sánchez - amsanchez@larepublica.com.co

Al cierre de la semana anterior las cifras del mercado laboral no fueron nada alentadoras, pues en abril, el mes de mayor confinamiento, la cifra de desempleo fue la más alta de la historia (19,8%), nivel que alerta al mercado, y pone la lupa en grupos como los jóvenes, pues hoy uno de cada cuatro se encuentra sin trabajo.

La situación del mercado laboral juvenil es preocupante de cara al futuro, pues el Dane reportó que para el trimestre móvil de febrero-abril 2020 la cifra de desempleo del se ubicó en 22,8%, la más alta desde 2001, cuando en el trimestre de enero-marzo estuvo en el nivel de 26,3%.

Esta cifra negativa muestra la vulnerabilidad que históricamente han tenido los jóvenes. Para Stefano Farné, director del observatorio del mercado de trabajo y la seguridad social de la Universidad del Externado, esta es una cifra que da cuentas de lo mal que siempre ha estado el mercado juvenil, y explicó que la pandemia solo agravó más el problema de lo que ya estaba.

LOS CONTRASTES

  • Iván JaramilloInvestigador del Obs. laboral de la U. Rosario

    “El desempleo juvenil es una problemática mundial que en la recesión se va a ver afectada seriamente, y requiere acelerar la adaptación del sistema de cualificaciones”.

En el detalle de las cifras, se evidenció que la tasa de desempleo juvenil de este primer trimestre aumentó 4,3 puntos porcentuales frente a la del mismo periodo de 2019.

Así mismo, la cifra de ocupación se muestra alarmante, pues mientras en el trimestre móvil de febrero-abril de 2019 fue de 46,2%, para este mismo periodo de 2020 cayó siete puntos porcentuales, dejando una tasa de ocupación de 39,2%.

Este problema, que para los expertos consultados constituye un dilema que afecta a todo el mundo, se profundiza más con el distanciamiento social y la falta de ayudas de los gobiernos para solucionarlo. “El desempleo juvenil requiere acelerar la formación permanente y la pertinencia del sistema educativo y el mundo laboral en el contexto de las organizaciones productivas en la pospandemia”, afirmó Iván Jaramillo, investigador del observatorio laboral de la Universidad del Rosario.

En cuanto a lo regional, el mercado laboral juvenil también mostró cifras desalentadoras, pues según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, en ninguna región se vio una mejoría de este, a excepción de Quibdó, capital del departamento del Chocó.

Las tres ciudades que mostraron mayor nivel de desempleo juvenil fueron Ibagué, con una tasa de 37,7%, seguido de Neiva, con un aumento de 35,7% y Armenia con un nivel cercano a 34%. En total, la tasa tuvo un incremento para todas las ciudades de 16 puntos porcentuales. No obstante, ciudades como Cartagena, Barranquilla y Bogotá mostraron datos más bajos.