El Dane reveló que, por la emergencia generada por el coronavirus, se pasó de 1,55 millones de hogares unipersonales a 1,09 millones en septiembre de 2020

Juan Sebastian Amaya

La pandemia cambió los hábitos de vida de las personas y su economía, pues cerca de 500.000 personas que vivían solas (hogares unipersonales) hace un año en las 23 principales ciudades del país, ahora comparten su vivienda con su núcleo familiar, en un claro ejemplo de la reducción de ingresos de los colombianos.

Según la Encuesta Pulso Social de septiembre, realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), específicamente, en septiembre de 2019 había 1,55 millones de hogares unipersonales, de los cuales ahora solo 70% (1,09 millones) siguen bajo este modelo y el restante (458.020 personas) pasaron a conformar hogares de tres o cuatro miembros.

“Eso nos da un marco de consistencia muy importante según el cual el reagrupamiento familiar ha sido considerado como una medida de resiliencia para enfrentar los choques de ingresos”, señaló Juan Daniel Oviedo, director de la entidad.

Además, de 7,83 millones de hogares urbanos que en septiembre de 2019 había, 1,81 millones estaban conformados por tres personas, pero, en el marco de la pandemia, solo 75% de esos hogares (1,36 millones) continúa siendo de tres miembros y 18,2% pasó de ser de cuatro integrantes.

“Siguen presentándose y se incrementan levemente los indicadores de posible situación de reagrupamiento de los hogares porque 75% los hogares de tres personas continúan siendo de tres y 18,8% pasaron a ser hogares de cuatro personas porque, probablemente, uno de sus miembros, que estaba viendo en un lugar unipersonal u otra ciudad, se sometió a reunirse con su núcleo por la pandemia. Es una evidencia indirecta del choque de ingresos que están enfrentando los hogares”, puntualizó el director del Dane.

La crisis sanitaria también tiene afectación en la situación económica de los hogares y en sus proyecciones para el próximo año. Por ejemplo, en el noveno mes de 2020, 59% respondió que su actualidad económica es peor a la que vivía en septiembre de 2019, y 9,6% más dijo que su situación es mucho peor. Estos dos grupos agrupan a 68,6% de las familias que ven menor capacidad económica hoy que hace un año; 28,4% señaló que su situación no ha cambiado y solo 2,8% que está mejor.

Esa sensación también se refleja en las opciones actuales de ahorro de los hogares. Solo 10,62% aseguró que puede ahorrar una parte de sus ingresos hoy, mientras que 65,88% dijo no tener la posibilidad y, aún más preocupante, 23,5% detalló que no tiene ingresos laborales. De igual forma, 78,71% reportó que no ve mayores posibilidades para comprar artículos de primera necesidad, como alimentos, ropa y alimentos; y 87% dice que hay menos opciones de un adquirir electrodomésticos.

En cuanto a cómo se ven en un año, 15,4% dice que estará peor que en la actualidad, mientras que 39,1% cree que estará igual, y 45,4% prevé que la situación será mejor o mucho mejor.

LOS CONTRASTES

  • Juan Daniel OviedoDirector del Dane

    “Tenemos cerca de 70% de los hogares reportando visiones menos positivas. El reagrupamiento familiar ha sido considerado como una medida de resiliencia para enfrentar los choques”.

Un dato que advirtió Oviedo es que, con la reducción en las restricciones, la preocupación de los colombianos por contagiarse de covid-19 ha disminuido en el último mes. En agosto, el nivel de preocupados y muy preocupados fue de 67,5%, pero en septiembre bajó a 63,8%. “Nos estamos relajando”, alertó Oviedo.

“La pandemia ha tenido efectos devastadores en la economía y las caídas fueron más fuertes en los trabajadores más vulnerables”, concluyó el exdecano de Economía de la U. Andes, Juan Camilo Cárdenas.

A continuación podrá descargar la presentación completa de dela Encuesta Pulso Social de Septiembre del Dane: