Analistas 16/10/2020

¿Se valoriza la vivienda?

La crisis de salud pública mundial ha obligado a la mayoría de los gobiernos a realizar cierres temporales de la economía, derivando en pérdida de capacidad adquisitiva y empobrecimiento de parte de la población.

Consecuencia lógica de lo anterior, sería que la demanda efectiva de bienes cayera, incluida la de vivienda y que ésta perdiera valor o por lo menos se congelara. Pues bien, en estos seis meses de confinamiento y de hechos impredecibles, creció el apetito por cierto tipo de viviendas, mostrando precios estables o incluso al alza.

La pandemia ha venido cambiando la dinámica de los mercados financieros del mundo. El valor de la mayoría de las empresas ha caído, lo mismo que muchos activos; las bolsas de valores así lo reflejan, la nuestra en promedio ha caído 15% en este lapso.

Pero, la vivienda no solo ha salido bien librada de esta crisis, sino que ciertos inmuebles con construcción verde, así como edificaciones o proyectos inmobiliarios que atienden de alguna manera las nuevas necesidades de contar en un mismo inmueble con espacios para trabajo, vivienda y esparcimiento, han tomado valor.

En Estados Unidos los precios de las residencias permanecen estables, mientras otros activos caen en picada. Lo corrobora la analista Friedman del Wall Street Journal, quien investigó que la vivienda ha subido 8% en el último año en dicho país.

Este fenómeno mundial, tiene múltiples y diversas razones; los inversionistas y las familias se protegen de una eventual inflación, los desarrolladores inmobiliarios tienen estructuras de costos mayores y los nuevos proyectos así lo reflejarán, lo que además puede afectar a la baja la oferta.

El alza de precios de las viviendas de este atípico 2020, se destaca también en países europeos que para el segundo trimestre, como Turquía, Alemania, Portugal y Rusia superan 8% según Global Property Guide, fuente que señala a países latinoamericanos como México, Colombia, Chile y Brasil, también en valorización, si bien con guarismos inferiores que los países europeos y norte americanos.

De 50 mercados estudiados, cerca de 80% está reflejando valorización, lo que coincide con bajas tasas de interés y que la pandemia resaltó limitaciones de las viviendas donde las familias pasaron el confinamiento, generando apetito de cambio y apetito de compra.

Para el caso colombiano, el mercado inmobiliario se encuentra al alza, hay más demanda que oferta en viviendas de estrato socioeconómico medio bajo y en viviendas sociales, además éstas cuentan con incentivos del gobierno, quien de manera adecuada ha tomado al sector de la construcción formal de vivienda como instrumento para crecer la economía, para generar empleo y para dar refugio a los hogares. Las bajas tasas de interés, también ayudan a la decisión de compra de los hogares.

Las fincas en zonas suburbanas, las casas campestres, los proyectos de viviendas especializadas y con mucho verde, los apartamentos con balcones y en edificios de buena infraestructura, en estratos altos y medios, también están moviendo el mercado. Así se confirma que las transacciones inmobiliarias están en auge y que la valorización de la vivienda es una realidad.