Analistas

Organizaciones en red

GUARDAR

Construir redes colaborativas es una de las prioridades que toda organización y gremio debe promover para construir de forma conjunta conocimiento, identificar oportunidades y movilizar acciones que transformen realidades en nuestra sociedad.

El potencial de tener diferentes perspectivas, convocar al trabajo multidisciplinario, descubrir posibilidades que antes estaban invisibilizadas y unir esfuerzos en torno a objetivos comunes, promueve la co-creación. Co-crear es cooperar, colaborar e involucrarse en un proceso de interacción permanente, donde se requiere capacidad de escucha, mecanismos de articulación y apertura a la renovación.

La escucha es una capacidad y habilidad comunicacional prioritaria, porque permite a las organizaciones entablar diálogos con el contexto y con todos sus grupos de interés. Desafortunadamente, en la actualidad se piensa más en hablar que en escuchar; se diseñan estrategias de comunicación enfocadas en divulgar lo que la empresa quiere decir, más no se direccionan en conocer qué piensan sus públicos objetivo al indagar qué conocen, qué esperan, qué valoran e incluso qué aportes tienen sobre el desempeño de la organización para que esta mejore.

Adicionalmente, dialogar con las realidades del contexto permite mantener la vigencia en el mercado y sobre todo monitorear los impactos y oportunidades que tiene la organización para aportar a las necesidades que en los ámbitos sociales, ambientales, económicos y políticos tiene la sociedad.

Una vez priorizada la escucha, perdiendo el temor de dar la palabra al otro y creando espacios propicios para dialogar y entrenar en esta habilidad; el siguiente paso es articular lo escuchado para que se convierta en el principal insumo organizacional para la innovación, el mejoramiento continuo y poder dar respuesta a las necesidades apremiantes que tiene nuestro contexto actual.

La articulación es encontrar puntos en común, es unir esfuerzos para optimizar el tiempo y los recursos, es la mejor forma para diseñar proyectos, porque al construirlos de forma conjunta e involucrar desde el inicio a todos los actores que serán parte de este, se garantiza desde el inicio la comprensión y apropiación para que se dinamicen las acciones planteadas por convicción y no por imposición.

Para llevar a la acción este proceso de co-creación, se requiere de la voluntad y decisión organizacional de permitir la renovación, porque es allí donde se da el valor y reconocimiento a lo escuchado y a lo construido de forma articulada. Esta voluntad debe ser la nueva actitud de los líderes organizacionales, ya que el conocimiento no se construye en una sala de juntas, sino que se crea en las redes colaborativas de las cuales ellos deben ser parte para direccionar, orientar y aportar.

El potencial de las redes colaborativas está lista y abierta para que todo tipo de organización la explore, acepte e implemente. Es la oportunidad para avanzar en un desarrollo más equitativo porque se propicia el involucramiento, es la posibilidad de hacer más viables los proyectos porque se articulan desde su creación y es la mejor manera para recuperar la confianza organizacional, ya que se construyen vínculos a partir de objetivos comunes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés