.
Analistas 17/11/2022

La sostenibilidad no tiene jerarquía

Patricia Melo Estrada
Gerente de Arkadia

Es natural pensar en lo que deparará el futuro y tenerlo como punto de partida para diseñar las decisiones que tomamos hoy. Todos soñamos con un mañana próspero, estable, con buena salud, sin estrés; un lugar apropiado y habitable que puedan heredar futuras generaciones. Pero estos sueños no implican que dejemos escapar la necesidad de bienestar.

Esta añoranza y esta necesidad, convergen justamente en lo que conocemos como sostenibilidad, la cual parte de esa conciencia que nos guía, para que mientras trabajamos para poder vivir bien, no perdamos de vista las consecuencias que nuestras acciones tendrán más adelante. Las empresas, como motor económico de la sociedad, son sin duda alguna indispensables para generar oportunidades para que las comunidades puedan estar bien por medio de la producción de bienes y servicios (traducida como consumo) y oportunidades laborales para las personas. Notamos cómo las empresas son cada vez más conscientes de que para perdurar en el tiempo y aportar efectivamente a la calidad vida, no pueden perder de vista el impacto de sus acciones en el mañana, dando cada vez mayor relevancia a la forma en la que cumplen sus objetivos. Con este nuevo enfoque, diferentes sectores económicos le apuestan a la sostenibilidad, convirtiéndose esta en un enfoque transversal para muchas compañías; aplicando estas ideas al caso específico de los centros comerciales, resulta satisfactorio admitir que existe un objetivo común de implementar criterios considerados como sostenibles en las edificaciones y en su operación. Esto se logra optimizando el uso de recursos valiosos como la energía, el agua y el aire. En Arkadia, por ejemplo, estamos comprometidos con dejar una huella positiva. Por esto desde el diseño y concepción del centro comercial, tuvimos en cuenta factores determinantes enmarcados dentro de los estándares de la certificación LEED (por sus siglas en inglés: Líder en Eficiencia Energética y Diseño Sostenible), la cual nos fue otorgada en 2021 en categoría oro, y que indican que el proyecto está construido bajo estrictos estándares de ecoeficiencia.

Contamos con 1.200 m² de muro verde o jardín vertical en las fachadas, para esto se sembraron 180 especies, de las cuales alrededor de 30 son nativas. Tenemos habilitadas 200 celdas de parqueo para bicicletas y parqueaderos preferenciales para vehículos de baja emisión. El ahorro estimado de agua en pesos, es entre $16.500.000 y $6.500.000 en promedio mensual (dependiendo de la captación de aguas lluvia). En septiembre por ejemplo y debido a la ola invernal, el 72% del agua total usada fue producto del líquido captado por las precipitaciones.

En cuanto a electricidad, se consume anualmente alrededor de 28% menos que lo que consumiría una infraestructura tradicional, gracias al sistema de iluminación natural y al uso de tecnologías LED en el interior de los espacios. Adicional, se tiene un manejo meticuloso de residuos que posibilita el reciclaje.

La sostenibilidad debe ir más allá de cuidar y aprovechar los recursos naturales, debe ser una filosofía de vida que de manera transversal no solo se incorpore como ideología, sino que se implemente desde la práctica en la cotidianidad, y lo más importante, que se transmita a los colaboradores como embajadores.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA