Analistas

El acuerdo sobre lo fundamental

GUARDAR

Esta semana se cumplieron 100 años del nacimiento de Álvaro Gómez Hurtado y se le rindieron varios homenajes, entre ellos uno en la Casa de Nariño; allí, con emoción, se pronunciaron varios discursos y se destacó su faceta de político, académico, periodista padre y esposo, entre otras.

Recordando sus imágenes e ideas, tienen toda validez. Para Álvaro Gómez uno de los peligros más grandes en una democracia es la inoperancia de la justicia y con ella la corrupción; el riesgo de corromper las instituciones ha estado latente desde siempre: antes con el fenómeno del narcotráfico que con dinero o a la fuerza intentaba imponer sus intereses, ahora a través de puestos burocráticos y dinero.

Mucho se ha hablado del “acuerdo sobre lo fundamental”; en su momento se refería a que estaban destruidos los temas en los cuales se pudiera cimentar la solidaridad de los colombianos. Proponía empezar por un acuerdo hacia la ley, como elemento inventado por el hombre para conseguir la convivencia; señalaba que los partidos políticos y las instituciones habían caído en un mercantilismo legal en el cual cada uno la interpretaba, modificaba o aplicaba a su arbitrio; volver a que la ley recobre su vigencia es una condición para retomar la concordia entre colombianos.

Con el acuerdo sobre la ley viene un acuerdo sobre la moral y ésta no puede provenir del Congreso: debe ser un propósito nacional; la recuperación de la ética y el combate de la corrupción debe ser un propósito ciudadano debidamente arropado por los medios. Una recuperación de la ley y la moral desembocaría en una recuperación de la justicia en donde se rompa con el clima de impunidad y se vuelva a predicar este servicio público como el primero.

El “acuerdo” termina con uno sobre la economía y la ecología. Señalaba que los partidos políticos han olvidado los debates económicos sin darse cuenta que sobre ella gira el futuro de una nación; integrarse al mundo y generar prosperidad económica es una labor en la cual las ideologías deben quedar de lado, el empobrecimiento es un fracaso al cual no se puede estar sometido. Finalmente reflexionar en torno a la preservación del medio ambiente es necesario, la conciencia de un futuro pasa por ser conscientes del cuidado de la naturaleza, el problema es que “los partidos no están pensando en eso. El clientelismo ha absorbido todas sus energías”.

Estos puntos deben volver a ser tenidos en cuenta. Hoy más que ayer, la sociedad se encuentra fragmentada y se necesita rescatar la justicia para empezar a generar algo de solidaridad. De manera paradójica el autor de estas ideas fue asesinado y su crimen irresuelto merece ser declarado de lesa humanidad; no es posible que esto solo pueda darse para un segmento ideológico. El presidente Duque señaló que Álvaro Gómez había sido su maestro; ojalá pueda ejecutar varias ideas que estoy seguro aprendió.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés