.
Analistas 11/11/2021

Hablemos del ingreso

Juan Alberto Londoño Martínez
Ex viceministro de Hacienda

A raíz del proyecto de ley que pretende eliminar el 4 X 1.000 y la falsa afirmación de que ese ingreso cercano a los $9 billones anuales podría ser sustituido por eliminar los beneficios a las mega inversiones y por un impuesto a los salarios de más de $25 millones, debe aclarase que de implementarse esa decisión se crearía un hueco anual cercano a $ 7,4 billones. Frente a esto y a lo dicho por Anif y Fedesarrollo que afirman que el próximo gobierno tendrá inevitablemente que presentar una reforma tributaria que alcance un recaudo cercano al 2% del PIB. Surge una gran preocupación.

En campaña todos y cada uno de los candidatos prometen y centran su plan de gobierno en anunciar mayor gasto público, hablan de subsidios, de más obras públicas, de más educación gratuita, pero ninguno de ellos anuncia cómo va a financiar el mismo; ninguno es lo suficientemente responsable y, políticamente incorrecto, para mencionar qué tipo de reforma va a presentar para obtener los ingresos para cubrir el hueco fiscal y para financiar su programa de gobierno.

Cómo claramente lo mencionó el ministro de Hacienda, la recién aprobada tributaria, cubre parte del hueco fiscal que hoy nos aqueja. Que quede claro, el hueco fiscal se dio por los grandes esfuerzos del Gobierno en atender la pandemia, proteger a los más vulnerables, reactivar la economía, vacunar a la población y defender el empleo.

Los gobiernos entrantes no llegan a inventar la rueda, parten de una realidad social y económica que hemos venido construyendo por décadas, gracias a la cual nuestros indicadores sociales nos muestran avances significativos en todas las materias. Hoy, por ejemplo, nos preocupa un nivel de inflación cercano al 5% cuando en el año 1990 llegaba al 32%, contamos con cobertura universal en salud cuando en 1995 era inferior al 30%, así hoy la gente se desgreñe quejándose de nuestro sistema que ha atendido a toda la población en esta pandemia. Igualmente, la cobertura de energía pasó de un 75% en el año 1995 a niveles cercanos al 100% en la actualidad, así mismo, la cobertura en educación superior es cercana al 52% con matrícula cero para los más vulnerables en las instituciones públicas y en el año 2000 era cercana al 25%.

Esos logros que hemos alcanzado como sociedad son producto de la confianza que el país ha generado en los mercados que nos han ayudado a financiar todas las inversiones requeridas para mejorar la calidad de vida, de la disminución de las tasas de interés que nos cobran a todos, de la seriedad y responsabilidad en el pago de nuestras obligaciones, de la defensa de la institucionalidad y la continuidad en gran parte de las políticas públicas, así como por el manejo ortodoxo de las finanzas.

La crisis económica generada por la pandemia, con el afortunado rebote que hemos visto en este año, nos debe llevar a que nos unamos en el propósito de aumentar el recaudo del Estado de manera sostenida. Bajo premisas claras, debe aumentarse la base de tributación en renta, es imperativo que más colombianos paguemos impuestos, debe unificarse la tarifa de IVA, eliminarse una cantidad de subsidios improductivos como los de los servicios públicos y la gasolina para los de mayor capacidad económica y, en especial, los subsidios para los ricos en el régimen pensional. Y lo más importante, disminuir la carga impositiva de las empresas para así fomentar la inversión y la generación de empleo.

Es impopular hablar de recaudo, es claro, pero ante la cantidad de propuestas populistas de candidatos y de legisladores irresponsables, que sólo se preocupan por el gasto y en materia de ingresos proponen destruir los cimientos económicos de nuestra sociedad, es el momento para que los candidatos nos muestren sus propuestas de cómo aumentar los ingresos de la Nación con el propósito de consolidar los logros sociales que la población demanda y continuar en la senda de disminución de la pobreza. Esto solo se puede lograr si se garantiza un entorno favorable para el crecimiento económico y se muestra solidez en las instituciones.