La carga más pesada que deja la terrible realidad detrás de la pandemia, sin considerar las invaluables vidas y el deterioro en la salud de muchos, tiene que ver con la crisis económica que atravesamos y, junto a ella, la desestabilización social, que se puede tornar en años de retroceso respecto de lo alcanzado para combatir la pobreza, con lo cual esta crítica coyuntura se convirtió en la época más aciaga en la historia desde la segunda guerra mundial.

Es así como Colombia para el FMI pasó de una proyección de crecimiento este año de 3,7% a -7,8%, motivo por el cual tiene razones de sobra el Gobierno Nacional para estar preocupado sobre el futuro inmediato y de mediano plazo, a lo cual respondió con la denominada reactivación y repotenciación de la economía que el presidente Duque delegó en la vicepresidenta Marta Lucia Ramírez, quien lidera la agenda diseñada para este desafío, junto a los ministerios relacionados asociados al sector privado.

Para este monumental y loable propósito, tal como se presentó en la Comisión Nacional de Competitividad e Innovación en días pasados, la estrategia que desplegará los próximos dos años será concentrarse en los sectores con mayor potencial de crecimiento y generación de empleo, por lo cual destaca el de infraestructura en todas sus modalidades público y privada, tanto en vías como en servicio logístico, que además promueve la competitividad en los sectores productivos, de la mano con los gremios y los 22 pactos con ellos firmados.

Son nueve las apuestas estratégicas formuladas resultantes del trabajo en curso y el cambio en tendencias por las nuevas exigencias en salud, alimentación y cambio climático, para que Colombia produzca lo que demandará el mercado mundial. De ahí la primera apuesta es convertirnos en potencia agrícola y despensa alimentaria con productos procesados. Sigue la apuesta de la infraestructura de alto impacto con intermodalidad. Tercera, consolidar el turismo. Cuarta, mejorar las oportunidades para las costas en ambos océanos, incluida la pesca. Quinta, bajar el déficit habitacional de 6% a 2% con la construcción de 200.000 viviendas. Sexta, fomentar la industria 4.0 en especial la economía digital y naranja. Séptima, aprovechar la biodiversidad. Octava, desarrollar los servicios profesionales. Novena, robustecer la matriz energética una de las más limpias del mundo.

Al respecto la principal estrategia para el Ministerio de Comercio Industria y Turismo en su Compromiso por Colombia es la internacionalización, con la exportación de servicios basados en conocimiento, junto a la diplomacia sanitaria para exportar más productos agropecuarios. Mencionan también entre otras, la relocalización de 50 multinacionales con 14 ya identificadas.

El Gobierno Nacional invertirá más de $100 billones para resarcir y restituir más de un millón de empleos directos e indirectos y reactivar todos los sectores de la economía para tal fin. Nuestro país necesita que todas esas iniciativas fructifiquen lo más pronto posible, mis votos para que lo planeado sea real cuando termine este Gobierno.