.
EDITORIAL No es momento para empezar a subir intereses
sábado, 11 de septiembre de 2021

La inflación anualizada casi toca 5%, pero la economía aún no coge velocidad de crucero, no se puede respaldar que el Emisor toque su tasa

Editorial

Todo está muy caro es el decir de la gente en la calle, lo que se comprueba con la disparada de la variación de los precios al consumidor cuando se mira la inflación entre el agosto del año pasado y de éste, que casi llega a 5%. Según el Dane, la variación anual de los precios ascendió a 4,44%, mientras que en el último mes fue de 0,45%, pero si se miran precios aislados por sectores, como el de los productos agropecuarios, por ejemplo, se advierte que han subido en promedio más de 12%, monto que siempre se le transfiere a los consumidores.

El Gobierno Nacional no tiene muchas velas en ese entierro, porque la oferta y la demanda rigen el mercado y las consecuencias en la canasta familiar; además era de esperarse que la reactivación más acentuada se verá en los meses venideros con una destorcida de los precios, hay mucha demanda, poca oferta y un apetito por dólares y productos importados. Una tasa representativa en torno a los $3.800 se siente con especial presión en el precio de los abonos, fertilizantes, abonos y alimentos para animales, entre otros.

También se nota algo de especulación en el precio del transporte intermunicipal de pasajeros y de carga, otro de los costos fijos que están llevado a que la variación de los precios esté peligrosamente fuera de la senda proyectada por el Banco de la República. Lo más seguro es que en medio de su caracterizada ortodoxia monetaria el Emisor suba en la junta de septiembre la tasa de interés de 1,7% a 2%, acción de mercado que llevaría a los bancos a hacer lo propio con los intereses de sus tarjetas y de sus créditos de consumo que hoy están siendo los adecuados para incentivar el consumo. Sería un golpe a la reactivación que el Banco Central eleve las tasas por miedo a un rebrote inflacionario de larga duración para el otro año y que esta acción golpee a un consumo aún incipiente.

Sin duda alguna, la inflación está subiendo temporalmente e incluso al final del próximo año puede volver a la meta del Banco y quizá se mantenga en el ideal de 3%. La preocupación o el temor de los gremios económicos y la banca es que casi toda la Junta del Banco de la República ha cambiado, y con ella, que sus nuevas políticas sea apagar incendios tempranos antes de que hagan daño. Si las proyecciones del crecimiento económico del Emisor para este año son de 7%, el banco prevé que la economía crecerá un 7,5% debe olvidarse de aumentos de la tasa “graduales”, pues el estímulo que representa una tasa baja de 1,75% aún no ha sido aprovechado por las empresas ni los consumidores.

Es crónico que los banqueros utilicen esos bajos intereses para invertir en TES y no los transfieran a los cuentahabientes, tal como debe ser; por ahora los consumidores pospandémicos siguen siendo temerosos de meterse en deudas ante la incertidumbre política que siempre trae un año electoral.

Los nuevos aires en el manejo de la banca central en Colombia deben mirar con mucho más en detalle el panorama de la reactivación, y tolerar, por qué no, que ese rebrote en el costo de vida sea la sal o la pimienta que necesita el aparato productivo, hasta donde sea responsable. Atacar la inusual disparada en los precios por el efecto dólar, subiendo las tasas de interés puede ser una condena para el esperado crecimiento de 7% este año y de 4% el próximo. Es un momento, de analizar antes que actuar.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/09/2021 Las cosas que marchitan el sistema pensional

Los fondos privados pueden quejarse de que no hay muchas condiciones para competirle a Colpensiones luego de que el Gobierno apoyara cambiar de regímenes en el presupuesto de 2022

Editorial 22/09/2021 Los vasos comunicantes de Evergrande

China debe evitar que su segundo promotor inmobiliario se convierta en un nuevo Lehman Brothers y que una crisis financiera de escala global se sume a los coletazos de la pandemia

Editorial 21/09/2021 El imperativo de atraer inversión extranjera directa

Todo rally presidencial en el exterior debe medirse por su efectividad para atraer inversión extranjera, que de lograrse, daría el empujón que necesita la generación de empleo

MÁS EDITORIAL