la práctica, más allá de ayudar a minimizar los niveles de estrés, es una actividad física con múltiples beneficios en diferentes procesos

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Con la obligatoriedad del confinamiento por la cuarentena, cada vez hay más empleados que trabajan en la modalidad de home office y tienen que compartir su tiempo con las actividades personales; a raíz de eso, muchos de los empleados han manifestado un aumento en los niveles de estrés.

Una encuesta de Terranum, empresa desarrolladora de proyectos inmobiliarios de oficinas, dio a conocer que 62% de los trabajadores ha sufrido de estrés, ansiedad, y sensación de aislamiento como consecuencia de esta modalidad en casa; otro 31,5% reporta tener cansancio físico y 23,9% ha sufrido de fatiga mental. Por otra parte, 42,3% siente que desde casa está trabajando más porque la jornada laboral se ha extendido y 43% asegura que simultáneamente tiene que atender las tareas del hogar, lo cual hace mucho más pesada la carga de actividades que se realizan durante el día.

LOS CONTRASTES

  • Jaime TrillosMaestro y experto en Yoga

    “El yoga reduce la actividad de la amígdala, la central de alarmas, y brinda las herramientas para poder ver las reacciones del cuerpo y cómo responder a ellas poniendo a la persona en el ahora”.

Jaime Trillos, maestro experto en yoga, quien ha implementado el servicio de clases virtuales para las empresas, afirmó que “la práctica tiene la capacidad de mejorar la salud mental y física frente a una mayor carga laboral y jornadas más extensas, que vienen afectando a los trabajadores. Estas sesiones, con enfoque corporativo, pueden alinearnos mental y físicamente a este ‘nuevo vivir’ que experimentamos y proyectar a la empresa moderna que requiere empleados, directivos y empresarios equilibrados que tengan un control efectivo de su mente y de sus emociones y que movilicen a los demás a través de una visión amplia y estratégica; a fin de así mejorar el desempeño laboral y la calidad”.

Tales sesiones de yoga con fines corporativos están pensadas para lograr que las personas sean mentalmente más saludables, ejercitando el cuerpo cinco o seis veces a la semana, con una práctica de 55 minutos que incluye posturas de yoga, respiración y meditación; incluso se pueden hacer planes de formación continua que incluyan ejercicios que puedan funcionar como pausas activas breves durante la jornada laboral. Es clave hacer estas actividades de la mano de un experto, pues algunos movimiento podrían provocar lesiones de no hacerse de manera correcta.

“Yoga es vida, no está dirigido específicamente al estrés o las tensiones; la práctica continua de yoga te lleva a observar lo que ocurre en tu entorno desde una perspectiva distinta y por lo tanto los beneficios son para aprender a responder a ciertas cosas. En consecuencia, se logran resultados que buscan las empresas, como aliviar el estrés o mantenerse más concentrado”, explicó Ana Verónica Romero, entrenadora de mente y cuerpo Bodytech, quien también resaltó la importancia de empezar los entrenamientos de la mano de un profesional capacitado en la disciplina para evitar problemas de salud.