Hay piezas de relojería tan exclusivas que en lugar de devaluarse, aumentan su valor con el pasar de los años, convirtiéndose en un seguro

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

El mercado de lujo es en diferentes categorías, como el arte y las joyas, una manera segura de conservar e invertir capital a largo plazo, ya que diversos productos con el tiempo van aumentando significativamente su valor.

Si bien solo el 3% de los relojes de lujo tienen una alta probabilidad de aumentar su precio en el mercado una vez hayan salido de las tiendas, ese porcentaje tiene la posibilidad de crecer 73% su precio, una cifra que les resulta atractiva a muchos compradores internacionales que han incluso llegado a invertir US$31 millones en una sola pieza, como es el caso del Patek Philippe Grandmaster Chime de la casa Patek Philippe, que se vendió el año pasado en la subasta benéfica Only Watch.

Entre las marcas que más relojes tienen en la exclusiva lista de artículos que se pueden tener como un resguardo del capital están Rolex, Patek Philippe y Audemars Piguet, según explicó Ricardo Kling, presidente de la joyería Bauer. Sin embargo, no todos los modelos aplican para esta actividad, sino únicamente aquellos que tengan un valor histórico como, por ejemplo, que hayan sido utilizados por alguna personalidad importante en el pasado; que sean muy exclusivos porque la casa solo sacó la colección para alguna celebración puntual y sean ediciones limitadas, o aquellos que tienen muchos años de antigüedad, se conserven en muy buen estado y sean de los pocos que aún se pueden encontrar en el mercado. Esas son las características básicas de relojes que pueden ser considerados reliquias de las marcas, por lo que sus precios con el tiempo solo aumentan.

LOS CONTRASTES

  • Ricardo Kling Presidente de la joyería Buer

    “Hay que tener en cuenta dos cosas claves, el precio y el valor del reloj, porque no son lo mismo. Estas dos cosas determinan qué tanto pueda aumentar el precio del producto”.

  • Juan Carlos Briceño Experto en lujo de la U. Rosario

    “El lujo es indudablemente una opción que las personas ven como segura para guardar su capital. Sin embargo, no sé que tanto este fenómeno suceda durante la crisis”.

Una persona con alto poder adquisitivo comprará una media de entre 15 y 20 relojes en su vida en un mercado de miles de millones de piezas. De esos, 99% perderá un gran porcentaje del dinero pagado nada más salir de la tienda (y mucho más después de su uso), sin embargo, hay unos que se convierten en piezas con mucho valor”, explicaron voceros de The Watch Fund.

El profesor de la Universidad del Rosario, Juan Carlos Briceño agregó que “el invertir en lujo es una apuesta en la que la persona cree que está protegiendo sus activos. Sin embargo, realmente en este momento específico yo crearía que esto no es muy propenso a suceder. En el caso puntual de los relojes estamos viendo que las tendencias de gustos están migrando a otras opciones tecnológicas y ya no se evaluarían tanto otras características”.

Ahora, Kling afirmó que “es muy probable que las personas encuentren en los relojes una opción segura para su capital, sin embargo, hay que tener mucho cuidado en la referencia que se va a comprar porque no todas funcionan”. Agregó que al momento de hacer la compra hay que miran cómo está el mercado, porque los precios y valores de los relojes varían mucho dependiendo del tipo de producto y del mercado al que hace parte según su marca y estilo.

Ahora bien, el mercado de la relojería de lujo va tomando fuerza año tras año y se podría aprovechar la crisis por la que se pasa actualmente, que ha llevado a que las exportaciones cayeran 67,9% en comparación con mayo del año pasado. Además, a los gigantes del sector como Swatch Group y Richemont les esperan fuertes golpes financieros en ventas que se verán reflejados en los precios de las acciones en bolsa. Esto se sumará a que el sector venía hasta ahora saliendo de una crisis entre 2015 a 2017 que incluso generó que las ventas estuvieran en números negativos.

En 2018 los ingresos a la relojería de lujo en el mundo habían aumentado 6,8%, sin embargo, al 2019 volvieron a caer y solo se vieron alzas de cerca de 2%. A lo corrido de 2020 el impacto ha sido tal que los ingresos ya están en -18,34% equivalentes a US$24.445 millones.

En gran medida la afectación se deriva como en todas las industrias del brote de coronavirus y la afectación que tuvo en uno de los principales países compradores de este tipo de productos: China, que actualmente representa ingresos por US$14.812 millones a la industria. En el top cinco de los países que más mueven este sector le sigue Estados Unidos, hoy foco de la pandemia, con un aporte de US$6.984 millones; Japón con US$3.431 millones; Hong Kong con US$2.206 millones y, finalmente, Francia que aporta US$2.033 millones.

Actualmente el reloj más costoso es el Patek Philippe Grandmaster Chime vendido en US$31 millones, seguido del Breget Grande Compilation Marie-Antoinette en US$30,8 millones.