Pese a que la marca, reconocida por sus Birkin bags, reportó una baja de ventas, esta fue de la mitad que sus competidores

Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co

Pese a que el sector de lujo y de ocio es el primero en sufrir cuando de hay una crisis económica, la marca famosa por sus bolsos Birkin resalta por ser la que mejor ha enfrentado este primer trimestre. Según las entregas de resultados, mientras LVMH, Kering o Moncler bajaron sus ventas cerca de 15% en promedio, Hermès solo cayó 7,7%.

Además, se sigue manteniendo en el ranking de las marcas más valiosas y sus bolsos no han bajado de los más de US$10.000 por unidad.

Dentro de lo que destacaron en su informe de resultados del primer trimestre además está que mantuvieron el salario básico de más de 15.500 empleados sin recurrir a los subsidios gubernamentales excepcionales. Además, han donado más de US$20 millones para personal de la salud.

Para los expertos un punto de ventaja fue que a diferencia de sus competidores, pese a que tuvo que cerrar algunas fábricas, como la mayoría están ubicadas en Francia no fueron muchas las que sufrieron en freno, por lo que no afectaron la producción.

El segundo punto, que analizó la revista GQ, fue que alcanzaron a aprovechar la celebración del año chino en enero, donde lograron récord en ventas, que casi contó como ventas de dos meses, y este mercado representa un tercio de sus ingresos. Enero se suma a que en marzo ya se empezaron a abrir varias tiendas en esta latitud y estas sumaron más de lo normal, ya que “la tendencia es muy alta desde que reabrimos, probablemente más alta dado que no se permite viajar”, aclaró en el informe el presidente ejecutivo, Axel Dumas.

Finalmente, expertos señalan dos puntos, uno, que la exclusividad y la artesanía de la marca siempre han hecho que pase casi intacta por diversas recesiones, y dos, que un Birkin se ha convertido casi que en una inversión más que compra de uso.