Las madres en esta cuarentena se han visto afectadas, ya que según varias encuestas responden por el trabajo y el cuidado de los niños

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

Un informe del Instituto de Estudios Fiscales en Reino Unido demostró que las madres trabajadoras con hijos pequeños son quienes más están sufriendo en medio de las cuarentenas y el aislamiento pues se ven obligadas a seguir con sus actividades laborales al mismo tiempo que cumplen con las actividades domésticas y el cuidado y apoyo de los niños en sus programas académicos.

Según el informe, las madres pueden trabajar solo una hora sin interrupciones, mientras que los padres pueden hacerlo durante tres horas seguidas. “Las madres, en general, cuidan más de los hijos y hacen más labores en el hogar que los padres, aunque ambos tengan el mismo tipo de trabajo”, explicó Lucy Kfraftman, una de las autoras del estudio realizado con 3.500 familias.

En los únicos casos en los que se evidencia un mayor apoyo de parte de los padres es cuando estos no tienen trabajo. Según el estudio, las mujeres dedican un promedio de 10,3 horas al día al cuidado de los niños durante el confinamiento, mientras los padres lo hacen durante ocho. Además, invierten otras cuatro horas en las labores del hogar, una cifra que casi duplica lo que gastan los padres.

LOS CONTRASTES

  • Ana Rincón ÁngelCoordinadora regional de operaciones de Coomeva Medicina Prepagada

    “Es muy duro trabajar, hacer las cosas de la casa y al mismo tiempo apoyar al niño en el colegio, más aún cuando uno no tiene apoyo. Sin embargo, las actividades didácticas ayudan mucho a entretenerlos”.

  • Andrea RomeroCoordinadora de Recreación de Compensar

    “La creatividad ayuda a que los niños se adapten a situaciones nuevas generando así respuestas novedosas. Un niño que trabaja en su creatividad se convertirá en un adulto capaz de resolver problemas”.

En Colombia, no se está muy lejos de esa realidad y muchas madres con hijos pequeños aseguran que gran parte del cuidado y la responsabilidad está a cargo de ellas, por lo que se dificulta mucho más hacer otras actividades como trabajar.

Al principio fue muy duro, pero me he ido adaptando, la cosa es que uno siempre tiende a adaptarse en beneficio de los demás, pero en perjuicio de uno porque ahora tengo que comenzar las jornadas mucho más temprano o si definitivamente no se puede pues hay que ayudarlos durante el día. Mis jornadas laborales se han reducido en el día a cuando el bebé está dormido y mi otra hija no tiene clase, entonces cuando ellos se duermen en las noches yo sigo con mis actividades laborales hasta muy tarde”, aseguró María Teresa Palacios, profesora de la Universidad del Rosario y madre de una niña de cinco años y un bebé de meses.

Tal situación afecta significativamente los niveles de estrés en las casas y la calidad de vida de las madres, que ahora sacrifican tiempo de descanso y trabajo para ayudar a sus hijos en sus procesos educativos a distancia.

Sin embargo, en todo este cambio una gran ayuda han sido las niñeras y el personal del servicio que les ayuda en la casa puesto que sin ellas todo es aún más difícil. Andréa Bornacelly, gerente de marca de Kare para Colombia y madre de una niña de dos años; María Camila Vélez, gerente comercial de Uniban, madre de un niño de siete años, y la profesora Palacios resaltaron el papel de estas mujeres como un apoyo en sus rutinas y trabajo diario.

Andréa Bornacelly y su hija de dos años
“Trato de cuadrar las reuniones y las cosas en las que necesito silencio total cuando ella está haciendo la siesta en la tarde o en la mañana bien temprano. Ayuda mucho tenerle una rutina de en qué momento hará las tareas y las diferentes actividades. Además si uno cuenta con ayuda de alguien en la casa debe pedirle que le ayude con algunas tareas o al papá”, dijo Bornacelly. Resaltó que es importante hablar con los niños y hacerles saber que hay momentos de trabajo.

Para María Camila Vélez esta etapa requiere disciplina
Vélez es gerente comercial de Uniban y asegura que esta etapa requiere especialmente de mucha paciencia y disciplina de parte de ellos como padres pues se empieza el día mucho más temprano y se termina más tarde. Agregó, que algo que les ha funcionado muy bien ha sido “planificar el día y dejarle muy claro qué cosas hará en qué momento con un cronograma”; además el apoyo de Yolima Restrepo, quien les ayuda en la casa, ha sido fundamental.

El apoyo de los padres es clave para María Teresa Palacios
“Todo este confinamiento demuestra que las cargas casi siempre recaen en la mujer, ese rol de cuidadoras que históricamente no se ha podido derrumbar y no es porque no quieran involucrarse los papás, sino que aveces los contextos laborales no son equitativos con esa distribución de roles. A veces los jefes dan por sentado que esas cosas las hacen las mujeres y no flexibilizan los horarios ni las entregas”, dijo la profesora del Rosario, María Teresa Palacios.

Las claves de una mamá que educa en casa
Laura Zuluaga es gerente de su propia empresa y además hace home office desde hace más de tres años y siempre ha educado a su hija de dos años en casa. Recomienda a partir de su experiencia buscar actividades que se puedan hacer con los niños en momentos compartidos, actividades lúdicas de interacción y otras de aprendizaje más directo como la lectura o un rompecabezas. Agregó que es importante tener una buena actitud.

Trabajando a medio tiempo para compartir con su hijo
Sylvia Barrero es artista y co-fundadora de Artrade.co y desde que empezó la cuarentena tuvo que empezar a dejar parte de sus responsabilidades en su equipo porque las actividades de la casa le quitaban mucho tiempo. Barrero dice que prácticamente está trabajando a medio tiempo desde que empezó la cuarentena, ya que su hijo de seis años aún requiere de mucha ayuda en sus actividades diarias. “Ha sido un reto porque el prefiere estar jugando”.