RIPE:
EL ECONOMISTA

Esther Koplowitz ha liquidado la deuda que mantenía con él traspasando un 15,4% de su participación en FCC al magnate mexicano

El Economista - Ciudad de México

El refuerzo de Carlos Slim llega cinco años después de "rescatar" la constructora española FCC (Fomento de Construcciones y Contratas) inyectando 1.709 millones de euros (US$1.941 millones) y tras culminar la reestructuración de la compañía, su vuelta a la senda del crecimiento, las ganancias y el reparto de dividendo.

Y se produce después de que la empresaria Esther Koplowitz haya acordado la cancelación de la deuda que mantenía con el magnate mexicano por importe de 843,4 millones de euros (US$958,2 millones) y que estaba garantizada con 60,54 millones de acciones de FCC. Lo que ha supuesto el correspondiente traspaso de dichos títulos de la constructora valorados en 525 millones a Carso, el brazo inversor de Slim.

De esta manera Slim, aumenta su participación en el grupo de construcción y servicios 15,4%, hasta 76,6%, y Esther Koplowitz la reduce a 5,4% (desde 19,98% previo) a la vez que conserva sus cuatro puestos en el Consejo de Administración de la constructora, uno de los cuales es el de la presidencia, que recae en la mayor de sus hijas, Esther Alcocer Koplowitz.

En cualquier caso, el brazo inversor de Slim deja abierta la puerta que la empresaria recupere parte de su participación, dado que "está valorando otorgar una opción de compra del 5% de las acciones de FCC a Esther Koplowitz", según el hecho relevante enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Dicha deuda originalmente contratada con Bbva y Bankia en 2014, fue adquirida por Inversora Carso el 17 de mayo de 2018 por 599 millones de euros (US$680 millones). De manera que Slim se convirtió en acreedor de Koplowitz en lugar de los bancos. Este pasivo venció el pasado 30 de abril y estaba vinculado a 15,4% de Koplowitz en la constructora que fundó su padre y ella controló hasta 2015.

Koplowitz baja su participación a las puertas del 120 aniversario de FCC

Ahora al liquidar su deuda con el mexicano, Esther Koplowitz ve de nuevo bajar su participación en FCC a las puertas de que la compañía conmemore en julio sus 120 años de historia. Precisamente, la pasada semana, con ocasión de la junta de accionistas de FCC, su hija y presidenta del grupo recordó este aniversario para referirse a la entrada de Slim en 2015 como un "punto de inflexión" en la historia de la empresa, ya que "gracias a su labor ejecutiva, FCC experimentó un cambio transcendental al reducir de manera muy significativa su deuda". "Esta nueva situación nos ha permitido afrontar nuevos retos en unas óptimas condiciones financieras, incluida la recuperación del dividendo", añadió Alcocer Koplowitz.

El consejero delegado de la compañía, Pablo Colio, también hizo un balance de los cinco años de Slim en FCC para concluir que, "gracias a su gestión, es un grupo fortalecido y renovado". "El plan desarrollado desde la entrada del nuevo accionista ha dotado al grupo de una sólida posición financiera, operativa y de estructura", aseveró el consejero delegado.

Este fortalecimiento de Slim en FCC coincide con la toma de control de los hermanos Amodio, también mexicanos, en OHL, al comprar parte de la participación del grupo Villar Mir. Es decir, las dos constructoras españolas cotizadas en manos aztecas.

Coronavirus

Pero también se produce en tiempo convulsos para la economía a causa de la crisis que ha originado la pandemia del coronavirus. FCC expresó en su última junta de accionistas su confianza en paliar gran parte del impacto de esta crisis gracias a sus negocios considerados esenciales, como son los de prestación de servicios de limpieza y recogida de basuras, y de gestión y tratamiento del agua.

FCC, que cerró el primer trimestre del año con una provisión de 20 millones para sortear los efectos negativos de la pandemia, sufrió un desplome de su beneficio de 60% en ese periodo y además espera que "la mayor parte" del impacto sea en este segundo trimestre, para emprender una "progresiva recuperación" en la segunda mitad del año, de la que espera salir "reforzada". De hecho, mantiene su estrategia de crecimiento enfocada hacia la internacionalización, con el fin de "diversificar riesgos nacionales" y el desarrollo de proyectos verdes y de economía circular con su rama de Servicios Medioambientales.

FCC aprobó el martes pasado el reparto de un dividendo a cuenta de los resultados del pasado ejercicio de 0,40 euros por acción o 156 millones de euros, que supone mantener el pago a sus accionistas intacto.