Se espera que Muilenburg intente impulsar la confianza en el avión con mejores ventas de Boeing, mientras se acumulan las dudas sobre su seguridad

Reuters

El presidente ejecutivo de Boeing Co, Dennis Muilenburg, dijo hoy que la compañía está haciendo progresos constantes para lograr la aprobación del nuevo software del 737 MAX, en la primera ocasión que se enfrenta a los accionistas desde los dos accidentes fatales que suspendieron los vuelos de este modelo.

En medio de la mayor crisis que sufre su mandato, se espera que Muilenburg intente impulsar la confianza en el avión con mejores ventas de Boeing mientras se acumulan las dudas sobre su seguridad.

Familiares y amigos de la estadounidense de 24 años Samya Stumo, una de las víctimas del accidente del 737 MAX de Ethiopian Airlines el pasado 10 de marzo, realizaron una protesta pacífica en el exterior del lugar de la reunión.

El siniestro de la aerolínea etíope, en el que perecieron las 157 personas que iban a bordo cuando se estrelló poco después de despegar, ocurrió cinco meses después de una tragedia similar de un avión de Lion Air, donde perdieron la vida 189 personas.

Muilenburg celebrará su primera conferencia de prensa desde la suspensión de los vuelos tras el encuentro anual general de los accionistas en Chicago, previsto para las 10.00 hora local (1400 GMT) del lunes, justo seis meses después del primer accidente en Indonesia.

Boeing está bajo presión para desarrollar una mejora en el software que impida que datos erróneos activen un sistema de antibloqueo llamado MCAS, así como un nuevo paquete de entrenamiento para los pilotos que convenza a los reguladores mundiales y a los usuarios de que la aeronave es segura.

Boeing reconoce que la activación accidental del software por culpa de datos erróneos generados por los sensores del aparato fue un eslabón común en las diferentes cadenas de acontecimientos que desencadenaron los dos accidentes.

"Sabemos que podemos romper este eslabón en la cadena. Es nuestra responsabilidad eliminar este riesgo", afirmó Muilenburg en declaraciones preparadas antes de la reunión de accionistas.