La Cepal propone un fondo regional para ayudar a los países de ingresos medios e invitar a que se aumente la cooperación

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Aunque ha pasado un poco más de un mes desde que se confirmó el primer caso de Covid-19 en la región, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó un estudio en el que asegura que las naciones de esta parte del mundo registrarán un decrecimiento de 1,8% al cierre de 2020, debido a la pandemia que ya tiene más de 25.000 infectados en esta zona del continente.

Según Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva del organismo, “el pronóstico de una contracción de 1,8% es solo un dato de referencia, ya que tiene en cuenta únicamente el impacto de la pandemia en China. Probablemente el choque sea mayor en la región debido a la expansión que ha tenido el virus en EE.UU. y la Unión Europa, con esto, se podría hablar de una contracción de hasta 4%”.

LOS CONTRASTES

  • David Nieto MartínezDocente de la Universidad El Bosque

    “Cabe resaltar que se han tomado las medidas que puede el Gobierno en temas de producción, congelamiento de contratos y otras con el fin de mitigar el impacto”.

Cualquiera de los escenarios planteados en la publicación de la Cepal son poco alentadores y son un muestra de que esta crisis llegó a la región en un mal momento debido a que llevamos siete años de bajo crecimiento, un periodo de casi seis años sin inversiones (2012 - 2018) y con un sistema salud precario debido a que el gasto púbico para este sistema es de solo 2,2% del PIB, cuando lo recomendado es que sea de 6%.

Teniendo en cuenta este panorama, Bárcena aseguró que la pandemia generará varios efectos a corto, mediano y largo plazo. Entre las consecuencias más cercanas se destacan mayor desempleo, menores salarios e ingresos y aumento de la pobreza, mientras que los resultados a mediano y largo plazo son quiebras de empresas, baja en la inversión privada, menor crecimiento económico, deterioro de las capacidades productivas y del capital humano y menor integración en cadenas de valor.

A lo anterior se le suma que los sistemas de salud registrarán mayores costos, fragmentación y desigualdades en el acceso. Para mitigar esto, la Cepal propone crear un fondo regional para los países de ingresos medios, con el fin de ayudarlos a afrontar esta coyuntura. Además, el organismo lanzó un observatorio dedicado a darle seguimiento a las medidas que están llevando a cabo Latinoamérica y el Caribe para así contribuir a la cooperación regional, que es una de las claves para salir de la crisis, dijo Bárcena.

Además de reconocer el impacto económico la secretaria del organismo internacional aseguró que lo más importante en este momento es aplanar la curva de contagios, por lo que hay que cumplir con las medidas de aislamiento que han anunciado los gobiernos. “Esto permitirá estabilizar la propagación y así mismo empezar a salir de la crisis”, añadió.

Con esto estuvo de acuerdo David Nieto Martínez, docente y coordinador del área financiera de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad El Bosque, quien añadió que “es importante entender que a nivel mundial la prioridad es contener el avance del Covid-19 no solo por los efectos económicos que genera, sino por el alto índice de contagio que significa un problema más grave para el sector salud y así mismo para la economía”.

Para evitar que el impacto en las proyecciones sea mayor, la Cepal recomendó buscar estímulos fiscales de un monto suficiente para apoyar los servicios de salud y proteger los ingresos y los empleos y reforzar los sistemas de protección social para apoyar a las poblaciones vulnerables. Los bancos centrales deberán asegurar la liquidez de las empresas, las organizaciones multilaterales diseñar nuevos instrumentos técnicos y financieros y se deberían levantar sanciones a los países sujetos a ellas para ayudarlos.