RIPE:
EXPANSIÓN

El etiquetado de la hamburguesa vegetal había suscitado un acalorado debate entre ganaderos, que defendían el veto

Diario Expansión - Madrid

El Parlamento Europeo rechaza la moción que pedía su prohibición y respalda que los productos vegetales puedan seguir comercializándose con los nombres que tradicionalmente llevan los alimentos cárnicos, como hamburguesa o salchicha.Respaldo de los eurodiputados a la hamburguesa vegetal. El Parlamento Europeo (PE) ha rechazado la enmienda incluida en los reglamentos de la futura

Política Agrícola Común (PAC) que pedía prohibir los etiquetados de hamburguesa, salchicha, bistec o embutido en los productos de proteína vegetal que emulan el aspecto y el olor de los cárnicos.

La enmienda ha sido rechazada por la amplia mayoría de los eurodiputados, con 379 votos en contra, 284 a favor y 27 abstenciones.

El etiquetado de la hamburguesa vegetal había suscitado un acalorado debate entre ganaderos, que defendían el veto, y empresas de alimentación, que rechazaban la limitación al considerar que asestaría un duro golpe a un negocio al alza, que se prevé que mueva unos 36.000 millones de euros a nivel global en 2028.

De hecho, compañías productoras de alimentos veganos, entre los que se encontraban grandes grupos como Unilever, Campofrío o Noel, pero también empresas especializadas en proteína vegetal como Biogran, Oatly o Nutrition & Santé, remitieron una carta la semana pasada a los eurodiputados españoles pidiendo mantener el etiquetado cárnico.

"Cambiar el etiquetado confundiría a los consumidores y no aportaría ninguna información relevante, hay un segmento próspero que fortalece y diversifica el sector primario con una importancia clave para el desarrollo económico del país", defendieron en la misiva.

Por su parte, la asociación de ganaderos europeos defendía la necesidad de limitar los etiquetados de los productos basados en proteínas animales. "Pedimos que se reconozca y se respete el trabajo de millones de agricultores y trabajadores del sector ganadero europeos", señaló hace unos días Jean-Pierre Fleury, presidente del grupo de Trabajo sobre carne de vacuno de la asociación de granjeros europeos Copa-Cogeca, que llegó afirmar que utilizar estas denominaciones era "un caso patente de secuestro cultural".

En cualquier caso, los consumidores europeos no parecen estar confundidos por las denominaciones, tal y como reflejó una encuesta de la organización europea del consumidor BEUC difundida este verano. El 42% de los encuestados defendió que las denominaciones de productos tradicionalmente cárnicos deberían permitirse siempre que los productos estén claramente etiquetados como vegetarianos.Tan solo el 20% creía que no debían de estar permitido.

"Términos como burger o filete de proteínas vegetales hace más fácil a los consumidores saber como integrar estos productos en sus dietas", señaló hoy tras la votación Camille Perrin, de la BEUC que celebró que "el Parlamento Europeo haya tenido sentido común".

Heura, una de las principales empresas españolas de comida 100% vegetal, también celebró la votación de la Cámara europea. "No es solo una buena noticia para nosotros, es una buena noticia para nuestra salud, la del planeta y los animales", destacó Bernat Añaños, co-fundador del grupo de alimentación que cuenta con 3.000 puestos de venta en todo el mundo.