.
Elecciones de Francia
FRANCIA

Lo que estaba en juego en Francia en la primera vuelta de las elecciones legislativas

domingo, 30 de junio de 2024

Elecciones de Francia

Foto: Reuters

Los sondeos auguran la victoria de la ultraderecha de Agrupación Nacional, RN, por sus siglas en francés, y sus aliados

Expansión - Madrid

La llegada de la extrema derecha en el Gobierno sería todo un desafío para la UE. La deuda pública escala a 110,7% y Bruselas acaba de anunciar sanciones por incumplir las reglas fiscales.

El futuro de Francia y de la UE están en juego en las elecciones legislativas y este domingo tendrá lugar la primera vuelta. Los sondeos auguran la victoria de la ultraderecha de Agrupación Nacional (RN, por sus siglas en francés) y sus aliados.El principal rostro visible de este espacio es Marine Le Pen, aunque el candidato a primer ministro es Jordan Bardella, que podría alcanzar 37% de los apoyos según los últimos sondeos que se dieron a conocer este viernes.

De cara a la segunda vuelta, que se celebraría el 14 de julio, hacer pronósticos es más complicado. "Todo indica que RN no alcanzaría la mayoría absoluta, pero es muy difícil saberlo ante la degradación del debate político", expone Francis Ghilès, analista del Cidob, centro de estudios de Barcelona especializado en política exterior. Para el experto, las declaraciones del presidente de la República, el centrista Emmanuel Macron, advirtiendo esta semana del estallido una "guerra civil" ante el auge de los extremos evidencia la gravedad de la situación.

"La extrema derecha no tiene programa económico" y ha ido abandonando un discurso proteccionista muy duro, dice para ir asumiendo tesis de la derecha clásica, aunque sin renunciar a sus paradigmas tradicionales. La segunda plaza sería para el Nuevo Frente Popular (NFP), donde confluyen socialistas, comunistas, ecologistas y también La Francia Insumisa, grupo de extrema izquierda que nació en 2017 en torno a la figura Jean-Luc Mélenchon. Por ahora, este bloque no ha oficializado quién sería su primer ministro si alcanzase el triunfo.

"La unión de la izquierda ha pillado desprevenido a Macron" ya que su apuesta era contrastar su agenda con la de la extrema derecha, detalla Oriol Bartomeus, profesor de Ciencias Políticas de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y director del Instituto de Ciencias Políticas y Sociales (ICPS). En los sondeos, el NFP podría conseguir el segundo puesto y 29% de las papeletas. El oficialismo centrista de Juntos por la República caería a 20% en unos comicios donde hay muchas cosas en juego:

1) Un sistema electoral complejo

Tanto Bartomeus como Ghilès exponen las singularidades del sistema electoral. Pasan en la segunda vuelta los partidos que superan 12% de los votos. "Habitualmente, concurren dos candidaturas y el resto piden su apoyo; cada circunscripción elige a un parlamentario, la clave local es muy importante, y el partido de Macron tiene una presencia territorial muy reducida" apunta Guilès.

Por esta razón, este experto avisa de la "triangulación" de la segunda vuelta, un escenario del que hay muy pocos precedentes. "El tercero más votado podría renunciar a presentarse, pero cada circunscripción tiene su idiosincrasia", detalla Bartomeus.

2) ¿Hacia la cohabitación?

Macron adelantó las legislativas después de que en las europeas del pasado 9 de junio, RN consiguiera 31,4% de los votos. En 2019, también ganó, pero su ventaja fue mucho menor, de 23,3%. "Macron tenía dos opciones: u omitir el resultado e intentar aguantar al menos un año, o anticipar los comicios", expone Bartomeus.

Si el próximo primer ministro es ultraderechista, habrá cohabitación. Así es cómo se conoce en Francia cuando el presidente de la República y el primer ministro no son del mismo color político. Macron, cuyo mandato termina en 2027, "genera rechazo, se le echa en cara su arrogancia y el incremento del coste de la vida ha acentuado las diferencias sociales", expone Guilès. De hecho, según una encuesta que este viernes difundió OpinionWay, es el principal problema para 66% de los electores.

El bloque macronista llegó al poder en 2017. Con todo, en Francia históricamente el centro ha tenido un rol secundario. La hegemonía desde el fin de la Segunda Guerra Mundial hasta su victoria la ostentaron el Partido Socialista y la derecha gaullista de Los Republicanos. Su retroceso en la Asamblea Nacional contrasta con su fuerte arraigo en ayuntamientos, departamentos y regiones. "Macron no tiene organización ni cuadros, es un problema de los partidos modernos personalistas", agrega Bartomeus.

3) Política exterior: integración o aislacionismo

Si Jordan Bardella es primer ministro tras la segunda vuelta, ya ha dicho que hará todo lo posible para convertir a Francia en el alumno díscolo de la UE pese al rechazo frontal de Macron. El modelo semipresidencial galo da al presidente de la República funciones ejecutivas, por lo que la cohabitación podría llegar a ser muy tortuosa.

El país vecino es la segunda economía de la UE, socio indispensable del eje francoalemán y quinta potencia económica mundial, de donde proceden grandes grupos como Veolia, Total Energies, AXA, Carrefour, Dior, Orange y BNP Paribas, entre otros.

El debate geopolítico ha ganado centralidad y la extrema derecha es partidaria de frenar el apoyo militar a Ucrania por el riesgo de "desestabilización" de todo el continente. En este punto, sus detractores le echan en cara sus vínculos con Rusia. Otra de las coordenadas de Le Pen es su rechazo frontal a la integración europea, aunque si años atrás proponía abandonarla con el denominado Frexit, ahora es partidaria de reformarla desde dentro. Su afán es vaciarla de contenido y devolver soberanía a los estados ante los supuestos excesos de los "burócratas" de Bruselas, que son junto a los migrantes su enemigo número uno.

4) La losa del déficit y de la deuda

A mediados de mes, Francia fue reprendida por Bruselas por su incapacidad de equilibrar las cuentas. Sus finanzas están bajo la lupa de la UE junto a las de Italia, Bélgica y tres países más, y el expediente abierto podría concluir en sanciones.

El déficit galo se situó en 2023 en 5,5% del PIB y la previsión es que este año baje únicamente dos décimas, y alcance 5,3%. Es un dato muy superior a 3% que exige la UE.

El PIB, equivale a un 110,7%, ocho décimas más que en diciembre, y la previsión es que a finales de año sobrepase la barrera de 112%. Este dato está muy por encima de 60% que exigen las reglas fiscales de los 27. Este desfase podría abrir la puerta a alzas tributarias e incluso a una crisis de la deuda en el escenario más pesimista.

En marzo, el Gobierno anunció un recorte de 10.000 millones en el gasto público para este año y de 20.000 millones de cara a 2025 con el objetivo de situar el déficit público por debajo de 3% en 2027. La agencia S&P no ve creíble este plan, por lo que ha rebajado en un escalón su calificación, de AA a AA-.

En esta línea, CaixaBank Research alerta en su último informe del "persistente deterioro" de las cuentas francesas, cuya normalización es el "mayor reto" que tiene el país vecino en la actualidad.

5) Estancamiento económico

Las previsiones del PIB para este año son muy modestas, de 0,9%, el mismo porcentaje que se registró en 2023. Por sectores, CaixaBank Research destaca que "al sector servicios le está costando liderar de nuevo el avance de economía" ante la crisis que vive la industria. Ello es especialmente visible "en las regiones del norte", apunta Francis Ghilès.

En cuanto al sector secundario, CaixaBank destaca que "los pedidos se sitúan bastante por debajo de la media de los últimos diez años" y sus perspectivas son "bastante modestas a corto plazo". La gran esperanza es France 2030, un plan de créditos de hasta 100.000 millones de euros (US$107.031) para inversiones en sostenibilidad.

6) Contestación callejera

Los planes de Macron han topado con un fuerte contestación social, tal como han evidenciado durante los últimos años movilizaciones masivas. Entre ellas, las que organizaron los agricultores a principios de año y también las que tuvieron lugar en 2023 contra el retraso de la edad de jubilación. Con la nueva regulación, pasa de los 62 años a los 64 en 2030, y también sube el periodo de cotización.

La confrontación social se traducirá, según los sondeos, en un incremento de la participación. En las presidenciales, supera 70%, un porcentaje que habitualmente es mucho más reducido en las legislativas. En 2022, no alcanzó 50% en la primera vuelta pero, según los sondeos, este domingo llegaría a 66%.

Pese al auge de los extremos y la polarización, la monitorización que Bbva Research realiza sobre el riesgo político detecta que en Francia el índice aún se está por debajo de los niveles de peligrosidad, aunque los datos "permanecen altos", concluye.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Venezuela 22/07/2024 BP y Pdvsa se apresuran a cerrar acuerdo de gas antes de elecciones en Venezuela

Las autoridades venezolanas habían planeado inicialmente una ceremonia de firma de licencia la semana pasada, pero se pospuso

Tecnología 19/07/2024 Un fallo global de Microsoft afecta a aeropuertos, aerolíneas y empresas

Microsoft ha señalado que sigue trabajando para mitigar el impacto de su incidencia y espera que los usuarios

Agricultura 22/07/2024 Las materias primas del desayuno que se duplicaron en precio en lo que va del año

El primer caso del año fue el cacao, quien ha tenido un incremento de 270%, llegando a altísimas cifras de más de US$12.000 la tonelada, cuando el precio regular es de US$7.000