RIPE:
EXPANSIÓN

El Consejo de Ministros aprobó el nuevo cuadro macroeconómico, con una previsión de una caída del PIB de 11,2%

Diario Expansión - Madrid

El Gobierno ha asegurado que el PIB ha crecido un 13% en el tercer trimestre -mejorando más de lo previsto-, pero el peor comportamiento del segundo trimestre ha llevado a empeorar el pronóstico para el conjunto del año hasta una contracción del -11,2% (2,4 puntos más de caída que en la anterior previsión de abril).

El cuadro macroeconómico que ha presentado el Ejecutivo muestran un hundimiento del consumo privado (-12,6%) y de la inversión (-18,3%), así como de las exportaciones (-22,7%) y las importaciones (-20%).

En estas circunstancias, el Gobierno calcula que el empleo caerá un 8,4% y la tasa de paro escalará hasta 17,1%.

Para 2021, el Ejecutivo augura que la economía española estará ya en el terreno positivo, con un crecimiento del 7,2%. Según sus cálculos, el consumo privado mejorará un 8,3% y la inversión un 7,2% el año que viene. También espera que el sector exterior se reactive el año que viene con un auge de las exportaciones (11,7%) y de las exportaciones (8,6%). Hay que destacar que la tasa de desempleo seguirá siendo elevada al situarse en el 16,9% (apenas dos décimas por debajo que la prevista para este 2020).

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ha asegurado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que si el Gobierno no hubiera tomado medidas como los ERTE o los avales del ICO, la caída del PIB hubiera sido este ejercicio del 25% y se habrían destruido dos millones de empleos.

Calviño ha destacado que el peor comportamiento de la economía española frente a nuestros socios europeos se debe a que "en nuestro país tienen un mayor peso relativo los sectores más afectados por la pandemia como el turismo, la hostelería y el comercio, a lo que se suma la evolución de la propia pandemia en España".

De cualquier forma, la vicepresidenta ha insistido en que es difícil hacer previsiones dada la "elevada incertidumbre y, por ello, es necesaria la prudencia".

La vicepresidenta ha explicado que la previsión de crecimiento del 7,2% el año que viene es un "escenario inercial", ya que, según los cálculos del Gobierno, el crecimiento económico para 2021 podría alcanzar el 9,8% con el efecto de los fondos europeos, cuyo plan de inversión será presentado mañana.

La recuperación está en marcha, ha insistido, "y en 2022 se pueden recuperar los niveles previos al estallido de la pandemia".

No obstante, la vicepresidenta tercera ha añadido que hay algunos riesgos que pueden complicar esta recuperación que, ha insistido, será en forma de "V asimétrica".

Entre esos riesgos, están los detalles finales sobre los fondos europeos pendiente de cerrar y poder aprobar cuánto antes los Presupuestos Generales del Estado.

También ha apuntado al riesgo de que el impacto de del coronavirus sea más estructural, el Brexit o la propia evolución de la pandemia y las perspectivas de vacunación.

Lea el artículo completo aquí.