Miembros de Uber Eats, Didi, Rappi, iFood y Glovo protestarán en varios países del mundo para conseguir mejores condiciones

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

Las redes sociales fueron el canal de comunicación para que en cuatro continentes se lleve a cabo hoy el paro mundial de repartidores por aplicaciones. Se trata de una convocatoria de los domiciliarios de apps como Uber Eats, Didi, Rappi, Glovo, iFood y Pedidos Ya, quienes piden ser valorados como empleados de estas empresas.

A través de la cuenta de Twitter, el Movimiento Nacional de Repartidores de Plataformas Digitales informó que Colombia se unía a este paro global. Este tipo de manifestaciones se dan en el marco en el que varios países de la región y del mundo han creado jurisprudencia sobre casos en los que se reconoce a los domiciliarios como empleados.

Precisamente, el pasado martes en Chile, la compañía PedidosYa perdió una demanda con uno de sus repartidores que aseguró que era empleado de la empresa y como tal debían respetarse sus derechos.

Otros de los países en donde se ha convocado a esta manifestación son Estados Unidos, Alemania, Japón, Francia, Brasil, España, Ecuador, México y Perú, lugares donde también se están llevando a cabo procesos legales con los domiciliarios.

Según se informó, en Colombia la manifestación iniciará en Bogotá en la calle 85 con carrera 15, desde ese punto tomarán las principales vías de la ciudad hasta llegar a la calle 170 y a la sede del Ministerio del Trabajo, donde presentarán un pliego de peticiones.

“A los repartidores nos siguen tratando como usuarios de las plataformas y como colaboradores, mientras que el desempeño que hacemos a diario es como el de un trabajador como tal”, dijo Juan Uzcátegui, quien participó de una reunión de representantes de este sector junto con activistasde Italia, México, Brasil, entre otros países que se presentaron.

El caso de la app Glovo ha sido referenciado por el mundo. Así, como informó el Diario Financiero de Chile, la justicia española está obligando a las firmas de delivery a contratar a sus repartidores. “La sentencia es clara. Los repartidores de comida y otros productos no son trabajadores independientes. Son asalariados de las empresas para las que trabajan, porque hay una relación laboral dentro de la organización y las pautas que marca la empresa. Es decir, la empresa está obligada a pagar la Seguridad Social del trabajador y a remunerarle según convenio, si lo hubiese”, se reseñó la semana pasada.

Es el tema de prestaciones sociales uno de los más importantes en las peticiones, pues el no estar afiliados a seguridad social, pensión y salud representa para ellos un riesgo. Cabe aclarar que las aplicaciones han sido muy receptivas con sus repartidores y en algunos casos han afiliado a ARL.