RIPE:
EXPANSIÓN

La contención del virus, sin síntomas de una segunda oleada de contagios, y la creciente reactivación siguen inyectando confianza

Expansión - Madrid

En plena desescalada del coronavirus, los mercados recopilan nuevos estímulos para acelerar su escalada. A los 600.000 millones de ayer del BCE se suman hoy unas cifras de empleo de EE.UU. que han pulverizado las previsiones y dan alas a las expectativas de una brusca recuperación de la economía. El Ibex suma 4% y redondea su semana con máximos desde marzo, y con IAG y los bancos al frente de los avances.

La contención del coronavirus, sin síntomas hasta ahora de una segunda gran oleada de contagios, y la creciente reactivación económica siguen inyectando confianza a los mercados financieros. Los analistas de UniCredit se muestran "impresionados" con el reciente compromiso evidenciado en las últimas fechas por los líderes políticos europeos, la Comisión Europa y el Banco Central Europeo, y desde Barclays apuntan que la esperanza de una recuperación rápida en forma de 'V' vuelve a planear en los mercados.

Detrás de este resurgir del optimismo sobresalen los nuevos estímulos billonarios lanzados para paliar los efectos de la crisis. Europa ha acaparado todo el protagonismo en las últimas fechas, y en apenas una semana se han desvelado los 750.000 millones de euros propuestos para el fondo europeo de reconstrucción y los 600.000 millones (adicionales a los 750.000 previos) aprobados ayer para nuevas compras por el Banco Central Europeo.

Con este ingente respaldo de fondo, las Bolsas europeas han tomado la delantera frente a Wall Street durante las últimas sesiones en la recuperación bursátil, hasta el punto de digerir referencias macro aciagas como la caída de 8,7% del PIB que augura el BCE para este año en la zona euro. Hoy mismo los inversores asimilan sin sobresaltos el desplome de 25,8% en los pedidos industriales de Alemania en abril, un derrumbe superior a19,7% esperado por el mercado.

Los analistas esperaban también unas cifras demoledoras con los datos macro más esperados de la jornada: los incluidos en el informe oficial de empleo de Estados Unidos. Las previsiones apuntaban a una destrucción de otros 8 millones de empleos en mayo y a una subida de la tasa de paro a cifras récord de 19,8%. Nada más lejos de la realidad. La economía estadounidense cortó en seco la destrucción de puestos de trabajo en mayo, y creó 2,5 millones de empleos. Con esta mejora, la tasa de paro bajó de 14,7% de abril al 13,3% muy lejos de 19,8% esperado. Los datos publicados hoy dan alas al resurgir de la esperanza de una recuperación económica en forma de 'V'.

Wall Street recibe estas cifras con nuevas subidas, superando también el creciente clima de tensión interna y externa que afronta EE.UU.. La creciente reactivación de la economía prima en los mercados sobre el resto de factores, como también está sucediendo en Asia. El Nikkei de Tokio ha sumado hoy otro 0,72%, y la Bolsa de Shanghai acecha ya los 3.000 puntos gracias a las subidas acumuladas en la semana. El conjunto de la renta variable asiática ha sellado su mejor semana desde 2011, con subidas del 7%.

El optimismo regresa a Europa, y a una Bolsa española que redondea la semana con nuevos máximos desde marzo y con una espectacular revalorización. Al cierre de ayer remontaba un 6,18% en la semana. El nuevo impulso que toma el Ibex en la sesión de hoy permite recuperar los 7.600 puntos, los 7.700 y, con el impulso adicional otorgado por las referencias de EE.UU., acercarse incluso a los 7.800.

En medio de los amagos de corrección con los que los inversores recibieron ayer las novedades del BCE destacó el giro alcista protagonizado por los bancos. Santander y Bbva se colaron entre los cinco mejores valores del Ibex. Los estímulos adicionales del BCE, sumados a los propuestos en el fondo europeo de reconstrucción, suponen una inyección de confianza para los sectores cíclicos. Además de fomentar una recuperación económica más rápida, podrían ayudar a contener el temido repunte en la morosidad. Los bancos, con el horizonte inversor más despejado en la sesión de hoy, brillan en las subidas del Ibex. Sabadell se aleja de sus mínimos con subidas de hasta el 10%, CaixaBank se acerca al nivel de 2 euros por acción, y Santander supera la barrera de los 40.000 millones de euros de capitalización con un tirón que alcanza por momentos 10%.

La rotación hacia los sectores más cíclicos continúa y deja en un plano más discreto a un sector más defensivo como el de las utilities. Los analistas de Barclays han elevado pese a todo sus valoraciones sobre Iberdrola y Endesa, hasta los 11,3 y los 24,1 euros por acción, respectivamente. Junto a las utilities, valores defensivos como Grifols y Viscofan vuelven a quedarse rezagados en las subidas del Ibex.

En el extremo opuesto, el de los valores más alcistas, vuelve a sobresalir IAG. La aerolínea repite con subidas de dobles dígitos en la sesión de hoy, y supera ya 100% de revalorización en apenas 16 sesiones, desde sus mínimos del 14 de mayo. La jornada es favorable también para otros valores del sector turístico como Meliá y Amadeus, que aceleran su recuperación bursátil.

El resto de Bolsas europeas también relanza su escalada, y borra con creces lo perdido ayer en medio de las dudas que mostraron los inversores a la hora de recoger beneficios como respuesta a los estímulos del BCE. Las dudas se disipan hoy, más aún después de la sorpresa por los datos de empleo de EE.UU.. El Dax alemán comienza a acercarse a los récords previos a la crisis (a pesar del derrumbe en los pedidos industriales de Alemania), y el Cac francés amplía su colchón por encima del nivel de los 5.000 puntos. Un día después de los estímulos adicionales del BCE, los principales índices bursátiles de la eurozona duplican por momentos los avances que logra el Ftse británico.

La crisis desatada por el coronavirus ha convertido a las aerolíneas en uno de los sectores más castigados, y entre sus consecuencias figura también la de la exclusión de Lufthansadel índice selectivo alemán, el Dax. El derrumbe bursátil de la aerolínea alemana, a pesar del aire otorgado por los 9.000 millones recibidos de ayudas públicas, sacará a Lufthansa del Dax después de más de 30 años. Unas noticias más alentadoras cotiza el gigante farmacéutico AstraZeneca. Mientras continúa con los ensayos de su vacuna contra el coronavirus, asegura que ha diseñado una red de acuerdos para producir hasta 2.000 millones de dosis de su vacuna.

Los ajustes de carteras en la renta variable comienzan a verse condicionados también por la escalada que registra la cotización del euro. La divisa comunitaria ha acelerado su rally hasta acercarse a los US$1,14, al borde ya de sus máximos anuales, fruto de la mayor racha de subidas desde 2004. Los estímulos billonarios del BCE y antes del fondo europeo de reconstrucción quedan neutralizados en cambio por el optimismo que trasladan los últimos datos de empleo de EE.UU., y el euro se repliega al borde de los 1,13 dólares. La libra intenta consolidar los US$1,26.

El estímulo adicional del BCE en forma de otros 600.000 millones de euros en compras de deuda vuelve a activar la toma de posiciones en la renta fija española, la más favorecida junto a la italiana por la intervención del BCE. El interés exigido al bono español a diez años se enfría al entorno de 0,55%, y la prima de riesgo se afianza por debajo de los 90 puntos básicos, en mínimos de tres meses.

La jornada devuelve las subidas al precio del petróleo. La confirmación del acuerdo para celebrar mañana la reunión de la Opep+ aplazada ayer y el optimismo económico que inyectan las cifras de paro de EE.UU. aceleran las subidas. El barril de Brent recupera los US$42, y el barril tipo West Texas, de referencia en EE.UU., roza los US$40.