RIPE:

El índice desestacionalizado de la producción peruana de julio del 2020 registró una variación de 7.46% respecto al mes anterior

Diario Gestión - Lima

La economía peruana registró una disminución de 11.71% en julio del 2020 mostrando por quinto mes consecutivo una tendencia descendente pero a un menor ritmo desde abril, mes que registró su peor resultado, informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Según un sondeo de Reuters divulgado este lunes, se esperaba una caída de 12.2% de la economía peruana, lo que constituye su quinto mes consecutivo de contracción por la cuarentena, pero un resultado mejor que en los meses previos.

Este comportamiento expresa el desempeño negativo de la mayoría de sectores productivos, incidiendo principalmente alojamiento y restaurantes, transporte, comercio, servicios prestados a empresas, manufactura, minería e hidrocarburos. Sin embargo, registraron variación positiva los sectores pesca, telecomunicaciones y financiero y seguros.

La contracción de la producción nacional refleja los efectos de la declaración del Estado de Emergencia Nacional que dispuso el aislamiento social obligatorio (cuarentena) desde el 16 de marzo del 2020, por el covid-19.

Posteriormente, desde mayo, se ha aprobado la reanudación de actividades económicas en forma gradual y progresiva dentro del marco de este Estado de Emergencia.

La producción nacional en el periodo enero-julio del 2020 disminuyó en 16.53% y durante los últimos doce meses, agosto 2019-julio 2020, presentó una caída de 8.53%.

El índice desestacionalizado de la producción nacional de julio del 2020 registró una variación de 7.46%, respecto al mes anterior.

El 83% del resultado global
El resultado de la producción en julio del 2020 (-11.71%) se explicó debido a la menor producción de la mayoría de los sectores, entre los que figuran Alojamiento y Restaurantes; Transporte, Almacenamiento y Mensajería; Comercio; Servicios Prestados a Empresas; Manufactura; Minería e Hidrocarburos, Construcción y Agropecuario contribuyeron con alrededor del 83% del resultado global.

Sin embargo, aportaron comportamiento positivo el sector Financiero y Seguros, así como Telecomunicaciones, Administración Pública y Pesca.

Lea la nota completa aquí.