RIPE:
EXPANSIÓN

S&P, que también ha rebajado la calificación crediticia a corto plazo de Telefónica a A-3 desde A-2 en su nueva revisión

Diario Expansión - Madrid

La agencia de calificación crediticia S&P Global Ratings (S&P) ha rebajado en un escalón el rating de emisor a largo plazo de Telefónica, desde ‘BBB’ a ‘BBB-’ con perspectiva ‘estable’, debido al impacto que han tenido en sus cuentas la pandemia del covid-19 y la evolución de los tipos de cambio de divisas en América Latina.

S&P, que también ha rebajado la calificación crediticia a corto plazo de Telefónica a A-3 desde A-2, ha llevado a cabo esta rebaja del rating después de que el pasado 1 de abril cambiará su perspectiva de ‘estable’ a ‘negativa’, aunque la calificación de la operadora se mantiene aún dentro de la categoría de grado de inversión.

En un comunicado, la agencia explica que esta decisión se basa en su expectativa de se produzca un deterioro de las métricas crediticias de Telefónica este año, en contraste con su anterior previsión de una mejora en términos ajustados de las mismas y un regreso a niveles adecuados en 2021-2022.

S&P achaca este deterioro a unos menores ingresos y resultado bruto de explotación (Ebitda) debido a una facturación por servicio más débil, tanto en particulares como en empresas, y a unos menos ingresos por roaming como consecuencia de la pandemia del coronavirus. Además, los resultados también se están viendo lastrados por los movimientos adversos de las divisas, que están afectando a la contribución en sus cuentas de su negocio en América Latina.

De cara a 2021, cree que una estabilización operativa, unos impactos “ligeramente más benignos” de las divisas y los esfuerzos de la compañía por reducir su endeudamiento deberían proporcionar más margen a su calificación.