Las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) señalan que el Producto Interno Bruto global caería cerca de 5% y el de la región 8%

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Kpmg América del Sur lanzó un informe sobre el impacto económico que el covid-19 ha dejado en la región, en el que se habla sobre el freno local, el internacional y los resultados que esto ha tenido.

El documento señaló que una particularidad de esta crisis es que las medidas de los gobiernos suelen enfocarse al distanciamiento social lo que afecta directamente la productividad, mano de obra y producción.

Debido a esto, según explicó André Coutinho, socio líder de Clientes y Mercados en Kpmg América del Sur, “durante la fase de recuperación, serán determinantes las medidas de cooperación internacional, especialmente para nuestra región”.

El informe señala un shock de demanda que consiste en una caída en las compras de insumos productivos a nivel local e internacional, y una contracción en la demanda de consumo final, como resultado de los niveles de desempleo, el derrumbe de los ingresos medios y el cambio en los hábitos de compra.

Respecto al freno local, el análisis señala que las medidas preventivas tienen como resultado una reducción en la oferta laboral y el flujo de las personas que ha irrumpido en la mayor parte de la actividad económica doméstica en los países, especialmente en los servicios, el comercio minorista y otros clave como el turismo.

Por otro lado, la entidad señaló que la coyuntura ha dado como resultado una tendencia hacia las compras y los canales de ventas digitales, que hasta la fecha no habían tenido un crecimiento real en la región.

Sobre el freno local, Kpmg resalta que las medidas para la contingencia del virus de países como EE.UU., China y la Unión Europea, como principales socios de la región, han comprimido la demanda internacional de bienes lo que ha dado como resultado unas cifras mínimas en lo que respecta a exportación.

Como resultado de todos estos hechos, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que habrá una caída de 5% en el PIB global para finales de este año, y en el caso de América Latina y América del Sur, la caída podría ser entre 8% y 9%.

“Si bien las perspectivas de crecimiento para 2021 parecen ser algo más alentadoras que las que observaremos a fines del 2020 en todo el mundo, la fase de recuperación en América del Sur puede ser algo más lenta”, concluyó Coutinho.