Se han retirado $4,2 billones de este ahorro en lo corrido del año, de los cuales $2,1 billones se han destinado para vivienda

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

El comportamiento de las cesantías es un reflejo del impacto que está dejando a su paso el covid-19 en el mercado laboral colombiano, ya que se han retirado $4,2 billones de este ahorro en lo corrido del año (hasta julio), de los cuales $1,4 billones se han solicitado bajo el concepto de terminación de contrato.

Adicionalmente, $2,1 billones se han retirado para la compra o mejora de vivienda, $358.000 millones para educación y $334.000 millones por otros motivos (entre los que se incluye la disminución de ingresos), según la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantías (Asofondos).

Vale recordar que el Gobierno Nacional les permitió a las personas solicitar el retiro de las cesantías por disminución de ingresos, siempre y cuando certifiquen, con carta de su empleador, que su salario se redujo como consecuencia de la coyuntura que afronta el país.

Erik Moncada, vicepresidente de Clientes y Operaciones en la AFP Porvenir, aseguró que “el comportamiento de los retiros de cesantías en lo que va corrido de este año es prueba de que los colombianos están acudiendo de forma importante a esta prestación que, en tiempos de desempleo, se reafirma como el seguro más efectivo. En el caso de Porvenir , “la cifra por concepto de retiros de cesantías ya alcanza los $2,1 billones”.

Vale recordar que los trabajadores pertenecientes al sistema que deseen acceder al beneficio del retiro de cesantías por disminución de ingresos, pueden hacerlo en forma proporcional a la pérdida de su ingreso. Es decir, si un empleado devengaba antes de la pandemia un salario mensual de $1,5 millones y ahora gana $1 millón, puede tomar $500.000 del monto total de sus cesantías.

Asofondos también destacó que desde que inició la emergencia sanitaria, es decir desde finales de marzo y julio, el uso total de cesantías alcanzó $2,18 billones, de los cuales $1,05 billones fue por pérdida de trabajo o reducción de ingresos y correspondieron a 48% del total utilizado por los trabajadores en lo corrido de esta coyuntura, mientras que por usos asociados a vivienda, pesaron 40,9% (cerca de $890.000 millones), de los cuales $493.500 millones fueron destinados a la compra de vivienda.

Del total solicitado, en este periodo, por terminación de contrato se han utilizado $795.800 millones, mientras que por la reciente causal de disminución de ingresos, el monto retirado se ubicó en $255.000 millones, detalló el gremio.

Jorge Llano, vicepresidente Técnico de Asofondos, aseguró que las cesantías se han vuelto un gran aliado de todos los colombianos en este momento laboral resultado de la pandemia y, sobre todo, de las cuarentenas que arrancaron en marzo y que actualmente continúan en las principales ciudades del territorio nacional.

Así venía el uso de cesantías
Las anteriores cifras contrastan con los montos retirados entre enero y marzo, periodo en el que se solicitaron un total de $2,04 billones de cesantías, de los cuales más de 60% se destinó para la compra o mejora de la vivienda, mientras 29% (alrededor de $587.000 millones) se dio por la terminación de contrato.

El peso que ha venido ganando el retiro de cesantías por terminación de contrato o disminución de los ingresos deja atrás el destino que anotó este ahorro el año pasado, ya que el retiro de cesantías de los fondos privados, es decir de Protección, Colfondos, Porvenir y Skandia, asociado a gastos de vivienda fue el más alto, ya que llegó a $3,1 billones, mientras que por pérdida del empleo se solicitaron $2 billones.

Sobre cómo ha cambiado el uso de este ahorro desde que inicio el año hasta hoy, Llano explicó que “cuando arrancó 2020, las cesantías se estaban destinando para los usos que normalmente se retiran estos ahorros, los cuales son mejoramiento de vivienda, compra de vivienda y algo de terminación de contrato, pero a partir de la declaratoria de cuarentena, la terminación de contrato y la disminución de ingresos son los usos para los que más se destinan estos recursos”.

Este comportamiento de las cesantías se conoce en un momento en el que se registró que la tasa de desempleo a nivel nacional llegó a 19,8% en junio, es decir, 10,4 puntos porcentuales por encima del mismo lapso del año pasado, pero por debajo del récord de 21,4% de mayo, según información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

En ese escenario, en el que es evidente el golpe que ha tenido la pandemia sobre el mercado laboral, se han agudizado los problemas estructurales que desde antes habían salido a flote, pues la tasa de desempleo arrancó el año en doble dígito. Entre enero y junio, la reducción de la población ocupada fue de 2,7 millones, mientras que se aumentó en un millón el número de ciudadanos desempleados en el territorio.

LOS CONTRASTES

  • Jorge LlanoVicepresidente Técnico de Asofondos

    “Al inicio de 2020, las cesantías se destinaron para los usos que normalmente se retiran. Ahora es por terminación de contrato y disminución de ingresos”.

  • Erik MoncadaVP de Clientes y Operaciones en la AFP Porvenir

    “Invitamos a los colombianos para que hagan un buen uso de las cesantías, ya que son un seguro que los trabajadores tienen en caso de desempleo”.

Sobre este panorama, Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, aseguró que “es en estas coyunturas cuando las cesantías muestran ser el mejor seguro de desempleo. Día a día las AFP han venido entregándoles esos recursos a sus afiliados, sobre todo, a los más afectados en estos últimos meses. Hablamos de más de $1 billón para cubrirse frente a las contingencias actuales generadas por la pandemia del nuevo coronavirus”.

Hay recursos por $15,5 billones
Asofondos también destacó que en Colfondos, Porvenir, Protección y Skandia hay actualmente $15,5 billones de recursos a los cuales pueden acceder los nueve millones de afiliados, en dado caso de que registren disminución de sus ingresos, pérdida de empleo o deseen darle alguno de los usos contemplados en la normatividad. “En Colombia más de ocho millones de trabajadores, de menores ingresos y trabajo formal, reciben esta prestación”, destacó el gremio.

No hay que dejar de lado que por orden de la Corte Constitucional, los dos millones de afiliados al Fondo Nacional del Ahorro (FNA) en cesantías también empezaron a acceder a sus recursos por reducción de ingresos hace algunas semanas.

Debido a la disponibilidad de los recursos que hay actualmente y las necesidades que podrían enfrentar los trabajadores que hacen parte del sistema, Moncada recomendó a los colombianos no dejar de lado que se debe hacer un buen uso de estos recursos, ya que son un seguro que puede ser usado por los trabajadores en caso de que se tengan que enfrentar al desempleo.

En línea con esta recomendación, Llano agregó que la invitación es que estos recursos se destinen para dar liquidez en estos momentos a los hogares, para que estén con un alivio de caja mientras se estabiliza al mercado laboral. Hoy en día hay $22 billones, si se cuentan los fondos de cesantías privados y el FNA, para más de 10 millones de colombianos.

Porvenir ha recibido más de 1,1 millones de solicitudes de retiro de cesantías
El Fondo de Pensiones y Cesantías Porvenir informó que “entre enero y julio de 2020 se han atendido 1,17 millones de solicitudes por concepto de retiro de cesantías por un valor de $2,1 billones. Principalmente, estos recursos han sido solicitados para vivienda ($746.309 millones). Les siguen los retiros por terminación de contrato ($737.312 millones) y reparaciones locativas (por $332.175 millones). Para educación, se desembolsaron $172.535 millones y, finalmente, $55.434 millones se utilizaron para otros rubros”.