Si el proyecto es aprobado por la Corte Constitucional, será el presidente Duque quien tendrá la última palabra

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co

El senador del Partido Conversador David Barguil comunicó que fue aprobada en Senado y Cámara la conciliación del proyecto de borrón y cuenta nueva en las centrales de riesgo. Ahora, el siguiente paso es la revisión por parte de la Corte Constitucional, ya que se trata de una reforma a la Ley estatutaria de Habeas Data 1266 de 2008. Si pasa el control de la Corte, quedaría en manos del presidente Duque.

De acuerdo con los promotores del proyecto, esta norma beneficiará entre 7 y 8 millones de colombianos, ya que se les volverá a abrir la puerta al crédito formal, “convirtiéndose en una de las iniciativas de mayor importancia para la reactivación económica del país dada la crisis generada por el Covid-19”, explicó el senador Barguil en un comunicado.

A pesar de esa intención del proyecto, no son pocos los analistas que se han opuesto a la medida, argumentando que, por darle una nueva oportunidad a quienes no han cumplido con sus obligaciones financieras, se perderá la información de quienes han estado cumpliendo con sus deudas, con lo que, al final, por no poder conocer el comportamiento de los aspirantes a un crédito, se terminará causando el efecto contrario: menor acceso a préstamos y más petición de garantías por parte de las entidades financieras.

ARTÍCULO RELACIONADO

Ley de borrón y cuenta nueva

Sebastian Trujillo, exnegociador de la Ocde, explicó en una columna de opinión en este medio que experiencias internacionales como la de Chile demuestran que esta clase de normas son contraproducentes.

ABC del proyecto, de acuerdo con sus autores:

- Amnistía por única vez para quienes se pongan al día en los 12 primeros meses de vigencia de la ley o ya lo hayan hecho con anterioridad. Saldrán de las centrales de riesgo en máximo seis meses.

- Estudiantes con créditos educativos del Icetex, pequeños productores, jóvenes rurales, mujeres rurales y víctimas del conflicto armado que extingan su deuda saldrán inmediatamente del reporte negativo.

- Las personas que tengan deudas inferiores al 15% del salario mínimo (menos de $131.670) recibirán dos comunicaciones antes de ser reportadas negativamente.

- La calificación crediticia deberá normalizarse de inmediato cuando se elimine el reporte negativo.

- La consulta de información crediticia siempre será gratuita en todos los canales y no disminuirá la calificación.

- Se prohíbe la consulta a las Centrales de Riesgo para otorgar un empleo.

- Se protege a las víctimas de suplantación personal. Con la sola comunicación y mostrando las pruebas del fraude a la entidad financiera se eliminará el reporte negativo, dejando una leyenda que indique "víctima de falsedad personal".

- El tiempo del reporte negativo en las Centrales de Riesgo será del doble del tiempo de la mora y hasta máximo cuatro años. Sigue como está en la ley actual de Habeas Data.

- Todo dato negativo caducará una vez cumplido el término de 8 años, contados a partir del momento en que entre en mora la obligación. Cumplido este término, el reporte negativo deberá ser eliminado. Esto no significa que la obligación prescriba.

- En el mercado crediticio seguirá existiendo suficiente información que permita tomar decisiones a los establecimientos de crédito.

- El historial crediticio de las personas naturales y jurídicas se mantiene, tanto para las personas con buenos hábitos de pago como para las personas con malos hábitos de pago.