El barril de petróleo Brent, que es la referencia para el mercado colombiano, subió de US$45 y el WTI de US$42. La divisa disminuyó cerca de $18

Juan Sebastian Amaya

El peso colombiano presentó una leve recuperación en la jornada anterior y, con una caída intradía de $17,02 en la tasa de cambio, el dólar se negoció en promedio a $3.775,96.

La mayoría de monedas y acciones de América Latina operaron con ganancias, tras haber registrado pérdidas el día previo, al aprovechar el repunte de los precios del petróleo y en medio de una debilidad del dólar a nivel global.

Por ejemplo, según el último cierre de Reuters, el barril de crudo Brent, referencia para el mercado colombiano, aumentó 1,67% a US$45,17, mientras que el internacional WTI incrementó 1,18% a US$42,19.

Con este comportamiento, los precios del crudo alcanzaron máximos desde principios de marzo, después de que el mercado conoció los datos que mostraron un fuerte descenso de los inventarios petroleros en Estados Unidos.

No obstante, los inversores mantienen cautela en torno a la evolución de las conversaciones de las medidas de estímulo en Estados Unidos para enfrentar la pandemia, sin que aún se conozcan avances en el legislativo de ese país.

“Las divisas latinoamericanas más correlacionadas al petróleo se fortalecieron durante la sesión de ayer frente al dólar, como el peso colombiano y el mexicano, y el real brasileño”, dijo Alexander Londoño, analista de mercados de ActivTrades.

Finalmente, el analista de Oanda, Edward Moya, agregó que el dólar reanudó su caída después de que el Tesoro de Estados Unidos anunció una emisión récord de bonos y vio mayores aumentos en el tamaño de venta para bonos del Tesoro más largos.

“Los rendimientos del Tesoro vienen subiendo después de que los planes de reembolso trimestrales anunciaron un récord de US$112.000 millones, más alto que el pronóstico del mercado de US$108.000 millones, y significativamente mayor que los US$96.000 millones del trimestre anterior”, comentó el experto.

El trader de Corficolombiana, José Luis Hernández, concluyó que mientras que el dólar se debilita, el peso colombiano ya llegó a su techo de $3.800 y se vio “abundante oferta por parte del Gobierno, vigilados y el Banco de la República, mientras que los compradores siguen siendo los de siempre: los agentes del exterior”.