Vacaciones, mejoras en las casas, gastos en educación y compra de vivienda son algunas de las transacciones que han pospuesto

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Así como la pandemia ha generado desafíos económicos en la financiación de los países y en las cajas de las empresas, también ha impactado los ingresos de los hogares y la manera en laque consumen. Por esto, se ha notado un aplazamiento de algunos gastos y una disminución en la demanda y la oferta de crédito.

Según la más reciente Encuesta de Dificultades Financieras del Consumidor, la cual es realizada por TransUnion y en la que participaron 1.100 adultos, 76% de los colombianos ha experimentado un impacto negativo en sus ingresos en julio, por debajo de los resultados en junio (80%), así como de los de abril y mayo (83%).

De hecho, en promedio, los consumidores que han sufrido un impacto financiero dicen que se quedarán cortos en $860.000. Este monto es $40.000 inferior a la cifra promedio que se dio en el tercer mes de la encuesta.

A pesar de esta disminución en el indicador, el impacto sigue siendo significativo y está relacionado con las altas cifras de desempleo y los indicadores negativos de la actividad económica.

Por este efecto sobre los ingresos, la encuesta encontró que los consumidores financieros están menos propensos a gastar y a solicitar créditos, así como las entidades están reduciendo su otorgamiento.

LOS CONTRASTES

  • Virginia OlivellaDirectora de investigación y consultoría de TransUnion

    “Los consumidores están retrasando o poniendo en pausa las compras hasta que sientan que la situación está mejor, no solo financieramente sino desde un punto de vista de la incertidumbre”.

En la encuesta se halló que 90% de los consumidores afectados por la coyuntura sigue preocupado por su capacidad para pagar sus obligaciones.

En lo relacionado con el presupuesto, de los consumidores afectados, 50% menciona que está reduciendo el gasto discrecional del hogar, mientras que 27% canceló suscripciones o membresías y 25% canceló o redujo servicios digitales si no son fundamentales para su trabajo.

En este sentido, las personas también están dejando para más adelante compras importantes. En la encuesta se evidenció que 44% ha pospuesto vacaciones; 44%, mejoras en la casa; 32%, gasto en educación; 24%, compra de vivienda; 16%, compra de carro; 9%, tener hijos, y 6%, casarse.

“Retrasar compras es clave porque no solamente tenemos un impacto de menor ingreso, sino que también tenemos un tema de incertidumbre”, explicó Virginia Olivella, directora de investigación y consultoría de TransUnion, quien agregó que muchos consumidores están retrasando o prefieren pausar esas decisiones de compra, porque son decisiones de largo plazo que necesitan cierto escenario de certidumbre para poder tomarlas.

En línea con estos resultados, en el más reciente Informe de Tendencias de la Industria del segundo trimestre de 2020 publicado por TransUnion, se encontró que el crecimiento del saldo promedio por consumidor en tarjetas de crédito se desaceleró en el segundo trimestre de 2020, pasando de un crecimiento de 4,2% en el segundo trimestre del año pasado a un crecimiento de 2,6% en el segundo trimestre de este año.

Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de Los Andes, señaló que se están pidiendo y otorgando menos créditos por el aumento del desempleo y por la cuarentena. “Se le está dando prioridad a las compras y al gasto esencial, pues el riesgo ha aumentado”, explicó.

Las originaciones de créditos de vivienda disminuyeron en 73,4% y 62,9%, con respecto a abril y mayo del año pasado, respectivamente. Los nuevos créditos de vehículo también disminuyeron, en 93,9% y 76,7% anual en abril y mayo de 2020, respectivamente.

El consumo en los próximos tres meses
En la más reciente encuesta realizada por TransUnion, se incluyó una pregunta sobré que gastos consideran los consumidores que es probable que realizarían en los siguientes tres meses. De los encuestados, 38% indicó que podría gastar en mejoras en el hogar y 32% dijo que en educación. Olivella señaló que estos consumidores están pensando que la situación podría mejorar dentro de este periodo y, que por lo tanto, estarían dispuestos a hacer el gasto de esa compra que han estado posponiendo. Para la directiva este dato es importante, porque sugiere cuáles serán las primeras líneas de gasto en reactivarse.