A pesar de la importancia de los negocios inmobiliarios para Fabricato, el presidente de la compañía insiste en que siguen siendo una empresa textil

Cristina Estrada Rudas - yenny1992estrada@gmail.com

Fabricato cumple un siglo de existencia y ya se proyecta para 100 años más. A pesar de las dificultades financieras, Carlos Alberto de Jesús, presidente de la empresa, explicó cómo avanzan las diferentes líneas de negocio de la compañía.

¿Cómo cerró financieramente el año pasado?
Cerramos con mejores números que en 2018. Hay que entender que trimestre a trimestre hay una recuperación gradual. Si hacemos una comparación del primer semestre del año pasado contra el primer semestre de 2018, por ejemplo, hay un decrecimiento, pero cuando comparamos el segundo semestre de 2019 con el año previo, ahí los resultados fueron muchísimo mejores y, al final, en el cierre del año, el resultado fue de crecimiento.

Seguimos trabajando en varios frentes como optimizar procesos o el negocio inmobiliario, que empieza a generar renta y caja; o la recuperación de Sibaté, que genera un impacto positivo; todo esto sin perder el enfoque textil de la compañía.

¿Cuáles son las expectativas de negocio para este año?
Tenemos mejores expectativas que se perciben desde el mismo mes de enero. El ambiente de negocio viene favorecido, a su vez, por el decreto que hoy está vigente para la ropa confeccionada, aumentando la demanda por la confección nacional y, además, tenemos la capacidad financiera para buscar mejores oportunidades en la compra de materia prima.

¿Han incursionado en el negocio inmobiliario, cómo van con Ciudad Fabricato?
Muy bien. Se tomó una buena decisión de poner el lote como concepto de inversión y no liderar el proyecto. Estamos muy contentos con los socios que elegimos (Arquitectura & Concreto, Londoño Gómez y Grupo Inmoval). El proyecto va presentando avances muy significativos con la cronología presupuestada. Estará listo para julio del año 2021.

¿Con Ciudad Fabricato cambiarán y se volverían más una empresa inmobiliaria que textil?
No, bajo ningún concepto. Hay una inversión inmobiliaria a raíz de los activos que se dispusieron por la modernización del negocio textil. Cuando avanzas con tecnología requieres menos recursos y uno de los que sobraron fueron las plantas, que antes eran de producción. Son activos inmobiliarios y hay que explorarlos y hacerlos rendir. Pero Fabricato es una empresa textil.

¿En el negocio textil cuáles son las líneas que ve mejor?
Fabricato hace algunos años se especializó en tejido plano (denim, popelinas) y tejido de punto. Entendimos que la demanda nacional es con el tejido plano y a eso apostamos, sin descuidar por supuesto las exportaciones de denim.

¿Cuáles son las perspectivas para exportar?
Fabricato está muy bien posicionado en la exportación hacia los Estados Unidos de ropa confeccionada por nuestros clientes colombianos. Hay alianza estratégica con telas nuestras y la confección de nuestros clientes, pero nosotros atendemos de manera conjunta a los clientes de EE.UU. y de Europa.

En los mercados vecinos, además, estamos creciendo significativamente.
El año pasado ustedes completaron la fusión con Riotex, ¿cómo les ha ido con eso?
Fue una decisión administrativa sin relevancia. Juntamos las dos compañías bajo una sola razón social para evitar gastos administrativos y la perspectiva a futuro de desarrollar dos unidades de negocios perdió sentido.

Lanzarán libro para conmemorar sus primeros 100 años
Fabricato es una de las empresas emblemáticas del sector textil en Colombia. Para celebrar sus 100 años, el presidente de la empresa, Carlos Alberto de Jesús, dijo que lanzarán un libro. “Registramos los primeros 100 años de Fabricato en un libro que compartiremos con nuestros clientes, amigos y socios, quienes nos han acompañado. Saldrá a circulación en febrero, que es cuando oficialmente se cumplen el centenario y llevará por nombre: Fabricato la tela de los hilos perfectos”.