Tras la salida de Carlos Alberto de Jesús, no solo hay nuevo CEO en Fabricato, sino que también cambia el presidente de su Junta

Laura Lucía Becerra Elejalde - lbecerra@larepublica.com.co

Dos de las textileras más importantes del país y de la región están experimentando cambios en su alta gerencia, que han dejado desconcertados a propios y extraños, puesto que, para muchos sectores, en medio de la pandemia es clave la unidad directiva para sacar adelante proyectos en medio de la recuperación.

Es el caso de Coltejer, que en estos momentos está sin cabeza, y el de Fabricato, cuyo presidente, Carlos Alberto de Jesús dejará el cargo este viernes, y en su reemplazo llegará Gustavo Alberto Lenis, quien, entre otros cargos, fue director de la Aeronáutica Civil, dirigió la operación de Hyundai tras el caso Mattos, e, incluso, sonaba para la Dimayor.

En Coltejer , firma que ostenta el reconocimiento de ser la primera compañía textil de latinoamericana tras su fundación en 1907, Andrés Berdugo Gómez se despedirá este viernes 31 de julio, tras desempeñarse como director general de la compañía desde junio del año pasado.

Aunque la empresa informó la decisión por medio de un comunicado, no dio detalles sobre los motivos detrás del movimiento en su dirección, y también anunció otros dos cambios en su estructura: el nombramiento de Carolina María Espinosa Arrieta como Oficial de Cumplimiento Principal y de Lourdes Andrea Medina Jaramillo como Oficial de Cumplimiento Suplente.

“La empresa, los accionistas, los miembros de la junta directiva y los trabajadores expresan sus más sinceros agradecimientos por su gestión y aportes durante el tiempo que estuvo al servicio de la compañía y le desea los mejores éxitos en sus proyectos”, indicó la empresa en un comunicado.

En el primer trimestre del año, la compañía reportó una utilidad operacional de tan solo $34 millones, a pesar de ingresos ordinarios de $33.434 millones, y las pérdidas subieron $1.709 millones, frente a los $873 millones reportados en marzo de 2019.

El remezón en la estructura organizacional de Fabricato, comienza con la salida de Carlos Alberto de Jesus, presidente desde 2013, de su cargo. "Con mis mejores deseos y a todos que la conforman, dejo igualmente mi agradecimiento a todos", señaló el ejecutivo, según un comunicado de la empresa.

LOS CONTRASTES

  • Carlos Eduardo BoteroPresidente de Inexmoda

    “Ambas empresas son muy valiosas para toda la cadena. En Fabricato se ve un direccionamiento más permanente, mientras que Coltejer ha tenido más altibajos en la gerencia”.

  • Juan David MejíaDirector general de Everfit

    “El común denominador de lo que nos está tocando en la industria es reacomodar todo: la estructura, productos, la cadena y parte de eso es ajustar las directivas”.

Además de esto, en los últimos dos meses la empresa también ha experimentado movimientos en su junta directiva. El pasado 24 de junio la junta informó que Karen Brazdys Villegas, gerente general de Brinsa y miembro principal de la junta directiva de Fabricato, presentó su renuncia a este cargo, y que sería reemplazada por su suplente Carlos Andrés Piedrahita Tello, quien, a su vez, fue designado como presidente de la Junta Directiva.

La semana pasada, el 21 de julio, a través de la Superintendencia Financiera, la empresa publicó un nuevo anuncio, en el que informó que otro miembro principal de la Junta, Gabriel Mauricio Cabrera Galvis, también renunció y que fue designado como su reemplazo al expresidente de Coltejer, Javier Romero Gaitán.

Un día después la empresa volvió a anunciar movimientos en su cúpula. En esa ocasión no solo se informó la renuncia de otro de los miembros principales, Gilberto Restrepo, quien además ejercía como presidente de la Junta de Fabricato, sino también de su suplente el Ricardo Toro y de Alejandro Revollo otro miembro suplente de la Junta Directiva.

Así las cosas, la textilera también anunció que llegan como miembros del Comité de Auditoría y Riesgos, Piedrahita, Romero y William Corredor, mientras que también designó como miembros del Comité de Buen Gobierno a, Roberto Arango Delgado, Antonio Escobar y, de nuevo, a Francisco Romero.

Además, la Junta Directiva convocó una asamblea extraordinaria de accionistas para el próximo martes 18 de agosto a las 10:00 a.m., señaló la empresa por medio de la Superintendencia Financiera.

Estas noticias se producen apenas meses después de que Fabricato celebró sus 100 años. Los resultados financieros de la empresa aún se situaban en números rojos para el primer trimestre, pues las ventas llegaron a $72.409 millones, con una caída de 3,7% en comparación con el mismo periodo del año pasado, pero la textilera ha venido recuperándose en los últimos años y reduciendo el margen de sus pérdidas.

“Ambas empresas son muy importantes, pues son los grandes proveedores de materias primas como algodón e índigo, pero las dos deben mirarse de forma distinta”, indicó Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda.

Según Botero, es posible ver una estrategia y un direccionamiento más permanente en Fabricato, mientras que Coltejer ha tenido más altibajos en la gerencia. “Fabricato, con la llegada de Carlos de Jesus, ha tenido una transformación y una focalización importante. Bajo el liderazgo de Carlos Alberto han tenido un norte claro, han reducido líneas de productos, han vendido activos no productivos y han desarrollado urbanísticamente algunos lotes. Hay un foco continuo y de largo plazo. En Coltejer ha habido más altibajos , en cinco años ha habido entre cinco y seis gerentes. Esa es la gran diferencia entre las dos compañías”, dijo Botero.

Un sector en fuerte crisis por la pandemia
Aunque ni Fabricato ni Coltejer vienen de sus mejores años, la pandemia del covid-19 ha causado un impacto bastante importante en todo el sector textil. De acuerdo con un estudio de la compañía chileno-japonesa FollowUP, entre la última semana de marzo y la primera de julio, las ventas promedio en moda masculina y femenina en Colombia se desplomaron 84,6% con respecto al mismo periodo de 2019, las de calzado cayeron 85,8%; las de ropa interior vieron una reducción de 82,6% y las de moda infantil de 84,5%. Según Nielsen, 46% de los colombianos está evitando comprar ropa nueva.